PLAN FERROL

|

Estaba claro, porque así se había advertido, que las ayudas de la Xunta al Plan Ferrol disminuirían en 2012. La administración gallega argumentó esta decisión basándose sobre todo en el establecimiento de un mayor rigor en la selección, pero a los datos dados a conocer ahora hay que añadir que el restablecimiento de los avales bancarios también ha contribuido, sobre todo, a la reducción de proyectos empresariales presentados. Un aspecto, al fin y al cabo, relacionado con el anterior. La caída en un 43 por ciento de las inversiones tiene su reflejo en el número de iniciativas y, por extensión, en la inversión empresarial acometida. En un momento en el que la economía comarcal está al límite de su resistencia, con unas cifras de desempleo nunca antes vistas, los datos no son alentadores, aunque sí reflejo de la crisis en la que todavía está sumido el país.

PLAN FERROL