Unos cristales que valen un premio

|

NUEVOS datos sobre la vida carcelaria de Oriol Junqueras, el presunto hermano gemelo de Miguel Durán, el de la ONCE. Se sabía que llevaba una existencia la mar de tranquila y dedicaba las 24 horas a un propósito: ora et labora. Y así combinaba las alabanzas al Señor y la Virgen de Montserrat con la redacción de su obra cumbre, “Cartas desde mi celda”. Ahora se ha conocido que está también entregado a la limpieza y se ha ganado un vis a vis extraordinario como premio a lo relucientes que están los cristales que le toca limpiar. A través de ellos no verá a Puigdemont, pero a lo mejor protagoniza la próxima campaña publicitaria de Cristasol.

Unos cristales que valen un premio