Un punto que sabe a poco

Fer Beltrán, en el momento de marcar el gol con el que el Racing se adelantó en el partido de ayer | Antonio Hernández/El Correo Gallego
|

No sabe del todo bien el punto con el que el Racing saldó el partido que ayer lo enfrentó al Compostela. Al contrario, el empate cosechado ayer en el Vero Boquete le deja, a una jornada menos para el final de la liga regular de la primera fase,, un poco más lejos de las tres primeras posiciones. Así que el cuadro verde, ahora dirigido por Cristóbal Parralo, tendrá que seguir trabajando para alcanzar los objetivos que tenía para la presente temporada.


A diferencia de la pasada jornada, en la que sabía que una victoria lo metía entre los tres primeros, esta vez el Racing inició el partido consciente de que todo lo que no fuese ganar no solo haría casi imposible la misión de colarse entre los mejores, sino que comprometería su puesto entre los seis de cabeza. De ahí que el equipo ferrolano, en el estreno de Cristóbal Parralo al frente, saliese con la intención de ser el dominador a través de la posesión de la pelota, que es lo que consiguió al principio.


Así, durante unos minutos, el cuadro verde fue el que tuvo el control del partido, impidiendo que el Compostela pudiese jugar de la manera que habitúa. Las tornas, sin embargo, fueron cambiando poco a poco, con el conjunto local entrando sobre todo por la banda derecha gracias a la verticalidad de Miki Villar, pero sin crear ocasiones de gol demasiado claras en un partido que discurrió de manera igualada.


Una genialidad colectiva del Racing desniveló el marcador a su favor a punto de llegar a la primera media hora de juego. Una apertura de Álex López a la banda izquierda fue a parar a Pumar, que tras combinar con Joselu y Dani Abalo dejó al primero en la línea de fondo listo para dar un pase que Fer Beltrán remachase a gol a placer. El tanto tranquilizó de nuevo al cuadro verde que, de ahí al descanso, se mantuvo firme sin que su adversario le llegase a crear verdaderos problemas.


Cambio

Subió una marcha el Compostela su ritmo a la vuelta del descanso y eso le hizo disfrutar de sus mejores minutos del partido. Incluso estuvo a punto de recuperar el empate en el marcador en dos acciones claras: la primera, un lanzamiento de Brais Abelenda desde la frontal tras pase de Miki Villar que Diego Rivas despejó; la segunda, un disparo del exterior compostelanista que se estrelló en el poste. Las dos ocasiones, sin embargo, fueron la demostración de que la escuadra de la capital de Galicia ya estaba 

volcada en busca de la portería rival para, de esta manera, conseguir la igualada.


Tanto fue el cántaro a la fuente que el Compostela terminó encontrando el empate en una acción que no parecía demasiado clara, pero en la que el defensa Álvaro Casas empotró en las mallas de la portería rival una pelota suelta tras una acción a balón parado. Fue el tanto que permitió al cuadro local reducir el empuje que estaba teniendo y que permitió al conjunto verde, prácticamente desaparecido en los minutos anteriores, recuperar su sitio en el terreno de juego.


En los últimos minutos, de hecho, el equipo racinguista buscó con más ahínco la posibilidad de recuperar la victoria. Un par de disparos de Dani Nieto y Álex López y un gol anulado de Pep Caballé fueron sus mejores ocasiones en un encuentro en que el Compostela ya había desistido de luchar. Sin embargo, el marcador ya no se movió y el empate la sabe a poco a la escuadra de la ciudad naval.

Un punto que sabe a poco