El honor de mantener vivo el balonmano en la ciudad

Diario de Ferrol-2019-08-08-042-6d75941a
|

El Balonmano Ferrolterra cumple 20 años. Un club “joven” que cuenta con el honor, por decirlo de alguna manera, de ser la única entidad que mantiene viva la disciplina en la ciudad departamental. Es por eso que desde el club local quieren que este año sea especial y no solo deportivamente hablando, sino también en lo que a la promoción y el resurgir de este deporte en la ciudad se refiere. 

“No es un proyecto descabellado, ya que este deporte ya tuvo en la ciudad una de sus principales cunas”, indican desde la entidad. Y es que el Ferrolterra recoge los frutos de lo sembrado entre los 70 y los 90 por la Escuela de Máquinas, que militó en Primera durante casi una década codeándose  en Batallones con pesos pesados como el Teka, Ademar León, Valladolid  o Teucro. Aprovechándose de un servicio militar obligatorio por aquella época, la cantera local llegaba de la mano del Tirso que, además, volvería a contar posteriormente con equipo sénior –durante toda una década–, cuya desaparición volvería a dejar al Ferrolterra como la aldea gala en territorio romano –previamente Balonmano Ferrol y Narón unirían fuerzas para jugar por el ascenso a Primera Nacional–. Una crisis que, de la mano de la entidad del Ensanche, “pretendemos que tenga en nosotros, dentro de unos pocos años, un final feliz”. 

Un objetivo para el que, desde la entidad, esperan continuar con su trabajo de promoción en las escuelas, con la realización de campus, torneos y esperando contar con la colaboración del gobierno municipal para la puesta en marcha de iniciativas que mantengan viva esta disciplina en la ciudad. En la actualidad, el Ferrolterra cuenta con una formación cadete y espera, asimismo, poder completar un conjunto de categoría infantil, ya que, además de varios balonmanistas de esta edad, también tienen en sus filas a deportistas alevines y benjamines. Es por eso que desde la entidad animan a niñas y niños de entre 6 y 16 años que quieran probar, y no solo a ellos, sino también a balonmanistas más experimentados, de cara a ayudar al conjunto sénior del club. 

“El Ferrolterra quiere crear, ilusionar, formar, enseñar y reanimar el balonmano ferrolano y devolverle, no sin esfuerzo, el lugar que le corresponde: a la vanguardia de este deporte en Galicia”, apuntan. 
Un nuevo empuje que queda asimismo reflejado en el cambio de imagen de la entidad, con un escudo en el que sobre un balón se pueden ver tres grúas de los astilleros locales. Ahora, en lugar del “Máquinas, máquinas” que resonaba en Batallones, el club local espera oir “Ferrolterra, Ferrolterra” en el Ensanche, de cara, a como aquel entonces, inspirar y ser germen de nuevos proyectos deportivos. 

Pretemporada
De momento, la entidad local comenzará su actividad a finales de agosto y principios de septiembre de la mano de su primer equipo. Un conjunto en el que, como indica su presidente Paco Gayoso, “continuará prácticamente el 90 por ciento de los que estábamos la pasada campaña”. Eso sí, el club local contará con la llegada de un nuevo central, un extremo izquierdo y otro derecho y otro portero, además de recuperar a un viejo conocido como Emilio. Unas incorporaciones con las que suplirán la marcha, por motivos laborales y académicos, de tres de sus integrantes. “Queremos hacer una temporada seria y se puede hacer por la gente que tenemos. Daremos guerra”, sentencia el dirigente.

El honor de mantener vivo el balonmano en la ciudad