Los trabajadores del carbón advierten de que "es el principio de una guerra"

|

El presidente de la Asociación del Colectivo del Transporte del Carbón, Manolo Bouza, ha advertido, durante la protesta realizada este martes en A Coruña, que "esto es el principio de una guerra" que "puede tener consecuencias muy graves".
Una caravana formada por unos 120 camiones y 200 turismos ha partido de As Pontes a las 16.00 horas de esta tarde hacia la ciudad de A Coruña en protesta por el anuncio de cierre de la central térmica pontesa de Endesa.
El recorrido, al que se han sumado trabajadores, particulares y representantes del Ayuntamiento de As Pontes, ha ido por carretera hasta Pontedeume (A Coruña), punto en el que se han dividido de manera que la mitad ha seguido hasta A Coruña por la autopista y el resto por nacional.
Tras colapsar las entradas a la ciudad herculina durante casi una hora, la protesta llegó a la zona del Ofimático alrededor de las 19.45 horas, donde transcurrió con chalecos amarillos, gritos, pancartas, petardos y pitidos, y no se han desplazado hasta el centro de la ciudad.
"No tiene sentido anunciar de hoy para mañana el cierre de Endesa", ha aseverado Bouza, quien lamenta que los "cinco meses" que llevan parados se ha notado en la comarca entera, por lo que ha advertido: "¡Cuidado con los chalecos amarillos!".
El alcalde de As Pontes de García Rodríguez, Valentín González Formoso, ha señalado que esta es la movilización "más grande la historia de As Pontes" y que busca una "transición justa".
En declaraciones a los medios, González Formoso ha pedido al Ministerio de Transición Ecológica y a Endesa que busquen "una salida a este conflicto" y que "se conciencien de que este es un cierre de una central que estaba adaptándose a la normativa europea".
Asimismo, ha solicitado "un esfuerzo conjunto por parte de todas las administraciones en la búsqueda de soluciones" y ha señalado que "esto es responsabilidad de varios gobiernos, de varias legislaturas".
No obstante, le ha reprochado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez que "transición no es disrupción", por lo que le ha exigido "que busque salidas a este conflicto".
La protesta de este martes ha supuesto el inicio a un calendario de reivindicaciones que podría recrudecerse en los próximos días.
Los sectores afectados por el eventual cierre de la central térmica de Endesa en As Pontes se reunirán este miércoles en Madrid con responsables del Ministerio de Transición Ecológica para abordar posibles soluciones al conflicto.
La representación en esa cita correrá a cargo del denominado como grupo de crisis de As Pontes, conformado en las últimas semanas ante la paralización de las instalaciones.
Los asistentes propondrán al Gobierno central alternativas como la dedicación a la biomasa ante el potencial del sector forestal en Galicia.
Ante la expectativa de que ese encuentro no deje conclusiones positivas, tanto partidos políticos como sindicatos, trabajadores, asociaciones empresariales o colectivos sociales han propuesto que la localidad celebre una huelga general que tendría lugar el próximo miércoles 16 de octubre.
La firma mantiene sin sus tareas rutinarias a dichas dependencias desde hace más de cinco meses y en torno a 800 familias dependen de forma directa de la actividad del recinto en la villa, de unos 10.000 habitantes.
Los transportistas encargados de recoger en el puerto exterior de Ferrol el carbón del que se nutre el complejo eléctrico son los primeros afectados por el conflicto al haber invertido cantidades superiores a los 100.000 euros para adaptar sus camiones a esta labor. EFE

Los trabajadores del carbón advierten de que "es el principio de una guerra"