Un empate sin demasiadas alternativas

|

Ni Somozas ni Guijuelo hicieron demasiado para evitar que el encuentro que los enfrentó acabase con un empate sin goles que refleja lo que ambos desplegaron sobre el terreno de juego. El frío ambiente que rodeó el partido se trasladó al césped en el que los dos equipos rivalizaron en desaciertos y en falta de ideas para plantarse delante de la portería visitante. Fue el reflejo del resultado que acabaron logrando y que los mantiene tal cual estaban en la tabla, pero con una jornada menos por disputarse.
Apenas se registraron llegadas a cualquiera de las dos áreas en la primera parte, en la que el Somozas no fue capaz de hilvanar su juego ofensivo y el Guijuelo no fue capaz de traducir su calidad a la hora de mover la pelota en oportunidades para marcar. Un lanzamiento lejano de Juanmi, que se fue alto, y otro del visitante Carlos Ramos, que tras tocar en un defensa se marchó algo desviado, fueron las únicas ocasiones de una primera parte que resultó tan fría como la temperatura del Manuel Candocia.
Tan solo en los compases finales del período inicial el encuentro pareció abrirse y el marcador estuvo a punto de estrenarse. Un contraataque de la escuadra local dejó a Quique Cubas solo delante del portero visitante, pero este consiguió desviar el lanzamiento del jugador del Somozas y eso hizo que el partido llegase al descanso con el marcador inicial y con todo por decidirse.

ocasiones
La segunda parte pareció brindar algo más de acción de lo que había hecho la primera, porque los dos rivales no estaban tan encorsetados como lo estuvieron antes. Sin embargo, fue en un balón suelto como llegó la mejor ocasión del Guijuelo para marcar, en una acción en la que Raúl Ruiz se hizo con una pelota que lo dejó solo ante un Mandaluniz al que, sin embargo, no fue capaz de batir, sino que su disparo, con toda la portería para él, se fue fuera, que es lo que parecía más difícil.
El Somozas tampoco rehuyó la lucha y así dispuso de un par de opciones para marcar –un cabezazo de Mario Barco que se fue desviado fue, tal vez, la mejor–. Sin embargo, en ningún momento el cuadro verdiblanco pareció hacerse con el control del partido. Así los minutos fueron transcurriendo hasta llegar al final del choque –con un último susto del Guijuelo, que Julián Luque no fue capaz de materializar dentro del área somocense– sin que el marcador se moviese.

Un empate sin demasiadas alternativas