El PSOE expulsa del partido al exalcalde de Vigo Carlos Príncipe

El Ideal Gallego-2015-01-07-025-c0c83dc1
|

La ejecutiva federal del PSOE expulsó de su militancia a Carlos Príncipe, otrora alcalde de Vigo, por entender que ha dañado la imagen de esta organización política, y el afectado adelantó que recurrirá ante la comisión de garantías ya que no pueden echarlo por evitar mirar para otro lado.

Esta sanción se produce después de que se iniciase un expediente disciplinario en julio de 2011, por sus críticas a la actuación del alcalde socialista de la ciudad Abel Caballero, y tras su suspensión de militancia el 29 de marzo de 2012, después de que ese mes Príncipe presentase un desayuno informativo sobre el Área Metropolitana de Vigo que tuvo como ponente al vicepresidente de la Xunta y secretario xeral del PPdeG, Alfonso Rueda.

En octubre de 2013 fue censurado por denunciar públicamente que había “una red de empleos” en planes municipales y en contratas del Ayuntamiento vigués utilizadas por el regidor para “controlar” el partido en Vigo y “practicar enchufismo y clientelismo”, ha expuesto el propio Príncipe en un documento, donde comunica sus próximos pasos y anuncia que no lo callarán.

No entendería que, con la información que obraba en su poder, no hubiese denunciado “el mal uso de los contratos públicos” investigados en la operación “Patos”, o el caso aceras Rivas-Hormigones, una causa esta última centrada en el concejal de Parques y Jardines y gerente de Hormigones Valle Miñor, Ángel Rivas.

"taparse la nariz"

Carlos Príncipe argumenta que todo lo que dijo públicamente, lo comentó primero en privado, al secretario de Organización y en las asambleas de esta fuerza política hasta que tuvo acceso a ellas, pero “en todo este tiempo, el Partido Socialista en Vigo, en Galicia y Madrid, miró para otro lado y se tapó la nariz, a pesar del código ético”.

En ese escenario, solo tuvo dos opciones, callarse y “ser cómplice en función de la disciplina y patriotismo de partido”, o “hablar, denunciar y luchar para que los vigueses conozcan la verdad y juzguen en libertad”.

sin callarlo

Después de optar por esto segundo, observa: “Me podéis sancionar, expedientar, expulsar, pero no me podréis callar nunca, y la verdad, más pronto que tarde, saldrá a la luz, y estas corruptelas con los empleos y los contratos municipales serán juzgadas y rechazadas por los ciudadanos, por los vigueses libres que quieren una ciudad de hombres y mujeres iguales, sin privilegios, sin miedos y sin servilismos”.

Así, recurrirá ante la comisión de garantías y, por ser éste un estado de derecho, utilizará los instrumentos constitucionales para garantizar el derecho de todos a conocer las “corruptelas y privilegios de las elites que nos gobiernan y que se tapan mutuamente sus miserias”.

El PSOE expulsa del partido al exalcalde de Vigo Carlos Príncipe