Manuel Comellas Coimbra

|

Manuel Comellas Coimbra fue un profesor, periodista y escritor en gallego y castellano. De antecedentes familiares catalanes y portugueses, nació el 30 de Abril de 1853 en la calle Sánchez Barcáiztegui de Ferrol. Después de pasar diez años en el seminario, a partir del año 1873 estudió las carreras de Magisterio y de Filosofía y Letras en la Universidad de Santiago. Reconocido por sus amplios conocimientos pedagógicos y su dedicación a la enseñanza, está considerado como el maestro de tres generaciones de estudiantes ferrolanos, como se lee en la placa colocada en su casa natal.
El año 1879 comenzó a trabajar como profesor en el colegio “Sagrado Corazón de Jesús” de Ferrol, dirigido por el sacerdote Marcos Prado. El año 1883 Manuel Comellas adquirió el citado colegio, dándole su nombre y pasando a dirigirlo, poniéndolo al día y dotándolo, entre otros, de modernos gabinetes de Física e Historia Natural. Defensor de ideas renovadoras en el mundo de la enseñanza, procuró la máxima apertura a la sociedad de su colegio, donde, entre otros alumnos, fue profesor de Francisco Franco y Carballo Calero.
Comellas Coimbra fue cofundador el año 1878, junto con José María Albizanda, del periódico local “El Correo Gallego”, del que fue director durante algo más de dos años, a partir del año 1899, colaborando con asiduidad en el mismo y en otras publicaciones como el “Almanaque de Ferrol” y “La Voz de la Liga”, ambas editadas en Ferrol, “Libertad” de Serantes, “La Semana” y “A Nosa Terra” de A Coruña y “El Heraldo Gallego” de Ourense. Entre sus colaboraciones destaca un interesante trabajo publicado en el “Almanaque de Ferrol para 1908” que tituló ¿ Ferrol, el Ferrol o El Ferrol ¿, estudiando en el mismo con gran detenimiento diversas hipótesis del origen del nombre de la urbe ferrolana.
Como escritor se considera que Comellas Coimbra estuvo integrado dentro del Rexurdimento gallego, aunque está poco estudiada esta faceta suya. Como autor dramático estrenó con gran éxito en el Teatro Jofre el 23 de agosto de 1919 la obra en gallego Pilara ou Grandezas d´os humildes, una pieza dramática en prosa de ambiente marinero, donde se hace una condena del caciquismo. La obra fue dirigida por Xaime Quintanilla, siendo publicada por la imprenta El Correo Gallego de Ferrol el siguiente año 1920. De la relación que Manuel Comellas tuvo con Irmandades da Fala se derivó la puesta en escena de su drama en tres actos Redención por amor. Cultivó también el ensayo, destacando entre ellos el titulado O Noso Lar, un trabajo tierno y emotivo.
El resto de la obra literaria de Manuel Comellas lo constituyen una abundante serie de poemas que escribió tanto en gallego como en castellano (odas, elegías, poesías costumbristas y otras obras variadas), trabajos de gran belleza formal, que nunca aparecieron publicados de forma conjunta en un libro. Sus poemas Oda a Casto Méndez Núñez, A María Pita y Nosa nai Galicia fueron premiados en los Juegos Florales de A Coruña de los año 1877 y 1882.
Siguiendo con los trabajos del profesor ferrolano en el campo poético, sus poemas O Cristo de Candás y Doce cantares galegos tuvieron su correspondiente premio en los certámenes literarios organizados por el Círculo Católico de Ferrol los años 1897 y 1899. Otros conocidos poemas de Comellas Coimbra fueron A enfermidade e os enfermiños (año 1901), Habaneira divina (año 1915) y una serie de odas a personajes ilustres que tituló de forma genérica Quid dicam?.
Manuel Comellas fue un ferviente católico, recibiendo el año 1901 una condecoración de la Santa Sede otorgada por el papa León XIII. Secretario del “Círculo Católico de Obreros” ferrolano, el año 1912 publicó la obra Escuelas parroquiales gratuitas. Como se sostendrían en Ferrol. También dentro del terreno de las preocupaciones sociales que siempre le acompañaron, el año 1920 publicó su trabajo Catecismo social según las enseñanzas de la inmortal encíclica Rerum Novarum de Su Santidad el Papa Leon XIII.
Igualmente interesado en el progreso y modernización de su ciudad, el profesor ferrolano formó parte de la Comisión Pro-Ferrocarril ferrolana, redactando el año 1883 un completo trabajo para la Liga de Contribuyentes ferrolana que tituló Estado actual del proyecto de ferrocarril de Ferrol a Betanzos. Por este trabajo y dedicación Manuel Comellas fue premiado con el premio Quevedo de la Fundación El Correo Gallego.     
En lo que se refiere a su vida particular, Manuel Comellas Coimbra disfrutó de una importante fortuna, que empleó en colaborar asiduamente para fines benéficos, dejando parte de su herencia a la Real Academia Gallega, entidad que el año 1909 le concedió un Premio Honorífico. Estuvo casado desde el año 1876 con Matilde Ruiz Grossi (1854-1929), ciudadana de origen italiano con la que tuvo cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, viviendo en una amplia hacienda en Val de Mandía, donde como aficionado a la botánica se dedicó al cultivo de árboles exóticos y de plantas importadas del Japón y de otros lugares. Falleció  en su casa de Mandiá el 3 de Junio de 1925, constituyendo su entierro una multitudinaria manifestación de duelo, al que acudieron entre otros personajes como Alfonso R. Castelao, Otero Pedrayo y Carballo Calero.
Al año siguiente de la muerte del profesor ferrolano, el alcalde de Ferrol Antonio Usero mandó restaurar su casa natal situada en la calle Sánchez Barcáiztegui, esquina con Magdalena, colocándose en su fachada el año 1929 una lápida, obra del escultor López Mirás, con el busto del profesor ferrolano y una leyenda con la semblanza de su vida. El año 1950 el Ayuntamiento ferrolano puso su nombre a una calle del barrio de Ferrol Vello. La obra Ferroláns, publicada el año 1996 por el historiador Guillermo Llorca, incluyó una completa biografía de Manuel Comellas Coimbra.

Manuel Comellas Coimbra