Cuatro detenidos a los que se acusa de coordinar la acción de los presos de ETA

|

La Guardia Civil detuvo en Navarra y en las tres provincias vascas a cuatro personas acusadas de formar parte del entramado de apoyo a los presos de ETA y, en concreto, de coordinar la “unidad de acción” del llamado “frente de cárceles”.

Se trata de la cuarta operación, denominada Pastor, del Instituto Armado desde septiembre de 2013 contra las diferentes estructuras de ese frente, según el Ministerio del Interior.

Bajo la dirección de la Audiencia Nacional y la coordinación de la Fiscalía de este órgano judicial, los agentes detuvieron a Oihana Barrios Salinas, arrestada en Pamplona; Izaskun Abaigar García de Acilu, en Campezo (Álava); Nagore López de Lazauriaga, en Zamudio (Vizcaya), y Fernando Arburúa Iparagirre, en San Sebastián (Guipúzcoa).

Precisamente, López de Lazauriaga, cuyo domicilio en Salvatierra (Álava) fue registrado, formó parte de la representación de la asociación de familiares de encarcelados de la banda terrorista, Etxerat, que en febrero pasado se reunió con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en un encuentro en que ambas partes coincidieron en la necesidad de acabar con la dispersión de los reclusos etarras.

También fue registrado el domicilio en Pamplona de la psicóloga Oihana Barrios, que forma parte del colectivo Jaiki Hadi, integrado por médicos que trabajan con presos de la banda.

Los cuatro detenidos, según Interior, formaban parte del espacio de coordinación denominado KG, que definía la estrategia de las organizaciones que forman el “frente de cárceles” para mantener la unidad de acción de los presos de ETA.

Así, participaban de forma activa en el Núcleo de Coordinación/Koordinazioa Gunea-KG, del que se valían ETA y el KT-Koordinazioa Taldea para controlar ese frente.

Fruto del registro de los domicilios de los detenidos, la Guardia Civil se incautó de diversa documentación.

En el KG confluían los representantes de distintas organizaciones de apoyo a los presos de ETA que asistían a las reuniones del KG, conscientes (dice Interior) de que “integraban un espacio de coordinación diseñado y liderado por ETA y de que subordinaban sus actividades y las de las organizaciones a las que representaban a los intereses de la organización terrorista.

Protocolo

El KG elaboró un protocolo que concretaba las actuaciones de cada organización del “frente de cárceles” ante posibles incidencias en torno a los presos de ETA, en el que incluía la constitución de un “gabinete de crisis” con la participación de miembros de las organizaciones del entramado.

La información aportada por cada una de estas organizaciones “era un complemento necesario para planificar y desarrollar diferentes dinámicas en el exterior de las prisiones, tendentes a garantizar la cohesión interna del propio colectivo de presos de ETA, el EPPK.

Se trata de la cuarta operación que la Guardia Civil realiza desde septiembre de 2013 contra las diferentes estructuras del “frente de cárceles”.

Las tres operaciones anteriores se dirigieron hacia la “dirección nacional” de Herrira en septiembre de 2013; los integrantes del Koordinazioa Taldea-KT en enero de 2014, y la estructura del Colectivo de Abogados-BL, así como los responsables del aparato de tesorería de Herrira (“Sostengu”) en enero de este año, con más de cuarenta personas imputadas.

Cuatro detenidos a los que se acusa de coordinar la acción de los presos de ETA