Los Mossos recibieron una alerta de la CIA a la que dieron “baja credibilidad”

Josep Lluís Trapero escucha la intervención de Joaquim Forn durante la rueda de prensa que ofrecieron ayer | andreu dalmau (efe)
|

Los Mossos d’Esquadra explicaron ayer que recibieron el 25 de mayo una alerta sobre un posible atentado en La Rambla, aunque concluyeron que era de “muy baja credibilidad”, al igual que hizo el Estado, que determinó que ninguno de los avisos obtenidos previamente están relacionados con el ataque terrorista a La Rambla.

Así lo aseguraron ayer en rueda de prensa el conseller de Interior, Joaquim Forn, y el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que denunciaron una campaña de “intoxicación y desprestigio” contra los Mossos d’Esquadra, después de que “El Periódico de Catalunya” haya publicado ayer que la policía catalana recibió el 25 de mayo un aviso de la CIA de que el Daesh planeaba atentar en verano “específicamente en La Rambla”.

Críticas a la prensa

Tras las críticas a la publicación de esta información, varias organizaciones de periodistas defendieron la labor de “El Periódico de Catalunya” y de su director, una nueva polémica que se suma al debate sobre si hubo politización de los atentados del 17–A en pleno proceso soberanista.

El conseller y el mayor salieron al paso de la noticia y han dicho que la CIA no les mandó ninguna alerta –porque los Mossos no mantienen relaciones internacionales–, pero sí reconocieron que el 25 de mayo recibieron un aviso –de una fuente no precisada–, que les alertaba de un atentado en La Rambla, aunque, tras contrastarlo, concluyeron que su credibilidad era “muy baja”.

Forn detalló que la consellería de Interior comunicó este aviso al Gobierno, que tampoco dio “veracidad” a la amenaza, por lo que no se habló de ello en las reuniones de la Mesa de Evaluación de la Amenaza Terrorista del 25 de mayo ni del 8 de junio, pese a lo cual los Mossos sí que ampliaron el dispositivo en La Rambla.

Según Forn y Trapero, tras los atentados del 17 de agosto en La Rambla de Barcelona y en Cambrils, en los que fallecieron 16 personas, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, les confirmó por escrito que ninguno de los avisos recibidos con antelación tenían relación con los atentados finalmente cometidos.

De hecho, resaltó Trapero, los terroristas de la célula que perpetró los ataques de Cataluña no tenían previsto inicialmente atacar La Rambla, sino que su intención era provocar un golpe de mayor envergadura con furgonetas–bomba en monumentos de la ciudad, si bien la explosión de la casa de Alcanar en la que preparaban los explosivos les llevó a improvisar.

El conseller y el mayor remarcaron que los Mossos recibieron en los últimos dos años decenas de avisos sobre amenazas terroristas, especialmente en centros de culto, como la Sagrada Familia, eventos deportivos, conciertos y lugares concurridos.

En el caso del aviso sobre La Rambla, Trapero se negó a concretar quién era la fuente, aunque aseguró que no lo remitió ni la CIA ni el National Counterterrorism Center de EEUU.

“Era un aviso de muy baja fiabilidad. Se contrastó también con el Estado. No se evaluó como algo fiable en las dos mesas de evaluación de la amenaza terrorista. No teníamos que hacer nada más de lo que hemos hecho”, indicó. l

Los Mossos recibieron una alerta de la CIA a la que dieron “baja credibilidad”