España registra en 2017 un déficit del 3,07% y cumple con Bruselas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una sesión del Congreso | efe
|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció ayer que España redujo su déficit público en 2017 hasta el 3,07 por ciento, por lo que el país cumple con lo pactado con Bruselas.
“España cumple”, escribió en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que se hace eco de esa reducción del déficit después de que el objetivo de España para el año pasado estuviera fijado en el 3,1 por ciento.

El jefe del Ejecutivo considera que se trata de un dato fundamental para seguir creciendo, creando empleo y garantizando los servicios públicos.

El pasado martes, el Banco de España alertó del riesgo de incumplir los objetivos de déficit público este año tanto en un contexto sin Presupuestos como si las cuentas adoptan un “tono algo más expansivo” del actual, como apunta el acuerdo salarial de los empleados públicos.
De hecho, el Banco de España prevé que el déficit público alcance este año el 2,5% del PIB, tres décimas por encima de lo pactado con Bruselas, en un entorno sin Presupuestos y tras contabilizar el incremento salarial de los empleados públicos, explicó su director general de Economía y Estadística, Pablo Hernández de Cos. Durante la actualización de las proyecciones macroeconómicas del Banco de España, Hernández de Cos señaló que veía “altamente probable” cumplir el objetivo de déficit público de 2017 aunque, a falta de conocer el contenido del proyecto presupuestario, existen “riesgos de desviación” para el resto de ejercicios.

“Con la información que tenemos hoy en día, en relación con el acuerdo salarial y sin conocer el borrador de Presupuestos, pensamos que el objetivo de déficit público está en riesgo”, subrayó Hernández de Cos.

Compensación
Añadió que la desviación podría ser “incluso peor” si finalmente las cuentas incluyen otras medidas expansivas –el Gobierno ya ha anunciado subidas de pensiones y bajadas del IRPF e IVA– que no sean compensadas con una reducción de gastos o incremento de los impuestos.

Además, apuntó que este “tono más expansivo de la política fiscal” llega en un momento de crecimiento económico, es decir, que el Gobierno estaría poniendo en marcha “una política fiscal presupuestaria procíclica y, por tanto, inadecuada”, especialmente dado que persiste el déficit público.
Las proyecciones macroeconómicas del Banco de España prevén que el déficit público alcance el 2,1 por ciento del PIB en 2019 y el 1,7% del PIB en 2020, cuando el Gobierno espera cerrar en el 0,5 por ciento del PIB.

Por otro lado, el Banco de España elevó en tres décimas su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para 2018, hasta el 2,7%, debido a unas mejores expectativas sobre la evolución económica, las exportaciones y la política presupuestaria, así como a un menor impacto por Cataluña. Según sus proyecciones macroeconómicas de la economía española para 2018-2020, el Banco de España también sube en dos y una décima, respectivamente, sus previsiones de crecimiento económico para 2019 y 2020, hasta el 2,3% y el 2,1%.

España registra en 2017 un déficit del 3,07% y cumple con Bruselas