Reportaje | Un retiro espiritual para actores de todo el mundo en pleno corazón de Cedeira

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-7550efc4
|

Después de una década sin apenas tiempo “ni para respirar” creando mega producciones para las compañías más destacadas del mundo, Simone Jenkinson y Joseph Traynor, una pareja de actores y directores de producciones teatrales y espectáculos de gran calado y repercusión mundial deciden cerrar su negocio de éxito y cambiar de aires, un cambio de vida que los ha traído a Cedeira, donde no tienen pensado poner freno a su potencial creativo, pero lo harán a un ritmo mucho más pausado. 

Simone recuerda aquellos años de duro trabajo en los que formaron parte del exitoso proyecto argentino Fuerzabruta, una compañía teatral que se creó en 2003 como proyecto independiente de la gran compañía De La Guarda. El trabajo se caracterizaba por un estilo experimental con grandes dosis de innovación estética y un despliegue escénico de grandes dimensiones. La obra recorrió las principales capitales del mundo, logrando un importante éxito. “En en espectáculo los artistas pasaban volando por encima de las cabezas de la gente, un show muy apasionante y divertido”, recuerda Simone, quien afirma que llegaron a tener nueve compañías recorriendo el mundo. Tras ese periplo Simone y Joseph deciden unir esfuerzos y crear su propia compañía, Cuerda Producciones. “Nos encargábamos de organizar todo tipo de grandes eventos artísticos, haciendo de todo para las firmas más importantes del mundo, como Coca Cola o Samsung, entre otros”, explica Jenkinson quien añade que viajaron por toda la geografía, donde llevaron eventos a gran escala trabajando con elevadísimos presupuestos”.

Simone recuerda que “vivíamos encerrados en nuestro cantón, trabajábamos a full 18 horas al día, soportábamos una gran presión diaria, tanto para dar respuesta a estas grandes firmas y a sus numerosas exigencias como para experimentar con nuevos proyectos”. Idearon grandes propuestas escénicas en las que no faltaban las acrobacias, una de sus señas de identidad, teatro aéreo, pantallas de agua, escenarios sobre paredes, un estilo muy particular próximo a los espectáculos del Circo del Sol. “Llegamos a realizar shows para los Juegos Olímpicos o la Commonwealth de Naciones Unidas, pero como con todo, terminamos fritos, eso no era forma de vivir, era muy apasionante nuestro trabajo pero resultaba difícil contentar a esas grandes marcas, de las que llegabas a sentirte un poco exclavo, preso de sus exigencias. Al final decidimos que aquello no era forma de vivir, que nos estábamos perdiendo vivir y decidimos cerrar todo y dar un giro a nuestras vidas. Ahora el campo es mi estudio de trabajo”, explica Jenkinson.

También es cierto que en los últimos tiempos esta pareja vivió un cambio muy importante pues Simone se quedó embarazada y eso también propició que tuvieran muy claro que querían darle una vida muy diferente a su pequeña.

“Llegamos a Cedeira por casualidad, lo cierto es que cuando decidimos cerrar nuestra empresa lo primero que tuvimos claro es que regresaríamos a Europa, lo de venir aquí fue por nostalgia, ya que yo había estado en la zona hace 25 años, con mi madre, siendo una niña, y guardo unos recuerdos maravillosos de aquel viaje, como los baños en el río en plena naturaleza. Necesitaba revivir aquello de nuevo”, explica Jenkinson, quien asegura que “al principio recorrimos Galicia en nuestra furgo y la gente nos decía que el norte no tenía tanto que ver, que no fuéramos.
Terminamos llegando aquí y nos topamos con el mejor lugar, nos gustó desde el primer momento, además, vimos muchos niños, genial para nuestra hija, sentimos una vibración especial, parecía que Cedeira nos esperaba a nosotros”, explica.
Así, siguiendo con las casualidades contactaron con el responsable de “Galician Home”, un portal dedicado al público anglosajón y esta persona vendía su casa en la zona. “Vimos la vivienda y nos encantó, nos enamoramos de ella, ya que era ideal para el proyecto que teníamos en mente; una casa rural que funcionará como retiro espiritual para actores y artistas, en donde se gestarán grandes proyectos en los que queremos involucrar a la población local y también a los artistas del lugar, propuestas de las que todos aprendamos”, asegura.

Jenkinson y Traynor confían en no tener que hacer frente a demasiados problemas burocráticos y contar con el respaldo del Ayuntamiento para sacar adelante este proyecto del que se beneficiarán también los cedeireses.


Proyecto sobre los celtas
Simone Jenkinson asegura que aunque ahora viven mucho más tranquilos en el campo su capacidad creativa no se ha detenido y seguirán haciendo espectáculos. De hecho, ya trabaja en una de las primeras acciones que se llevarán a cabo cuando puedan abrir la casa, que confía sea en un año, y que guarda relación con los celtas. Así, ya está en contactos con profesionales de Holanda, Escocia, sur de Inglaterra y Galicia para realizar un espectáculo en el que cada uno de los implicados repase el pasado celta a través de leyendas y performances que escenificarán en diferentes localizaciones de Cedeira.

A falta de unos meses para que puedan abrir su nuevo proyecto de vida, una casa de turismo rural para gente dedicada a las artes escénicas que contará con siete habitaciones dobles en un entorno único, ya cuentan con una larga lista de directores, actores, bailarines y gente del gremio para interesados en pasar unos días de retiro espiritual en la zona. La presencia de estos profesionales se aprovechará además para realizar jornadas de convivencia con artistas de la zona y para impartir cursos. “Nuestra idea es seguir haciendo teatro y montando shows con gente de aquí y allá, sin dejar nuestra profesión, pero de un modo más sencillo”, explica Jenkinson.

Reportaje | Un retiro espiritual para actores de todo el mundo en pleno corazón de Cedeira