La playa de San Amaro sufre una insólita invasión de crías de medusa

El Ideal Gallego-2016-05-18-008-bffe0e44
|

Los bañistas que acudieron ayer la playa de San Amaro a disfrutar del sol y del día festivo descubrieron que la arena estaba salpicada de lo que parecían gotas de agua: solo un examen de cerca permitía descubrir que se trataba de crías de medusa, especímenes inmaduros no más grandes que cinco centímetros en su mayor parte y prácticamente transparentes. Se trata de un fenómeno insólito en las playas coruñesas, según afirman expertos en socorrismo. “Nunca había oído que pasara algo así en A Coruña”, comentó una de ellos. 

Porque, aunque las medusas viven en todos los océanos y en casi todas las temperaturas, en las costas coruñesas son mucho menos frecuentes que en el Mediterráneo, donde en ocasiones se les puede ver formando grandes bancos rosados que expulsan a los bañistas del agua, temerosos de su dolorosa picadura. 

En realidad, estos equinodermos no son peligrosos. Lo que suele suceder es que causen dolor, picor y una erupción que puede durar horas. Solo es mortal en el caso de reacciones alérgicas graves o de especies exóticas que no se dan en  estas aguas, como la famosa avispa de mar australiana. Pero solo los ejemplares adultos pican, así que ayer, en San Amaro, los niños se dedicaban a jugar con las crías de medusa, tocándolos con curiosidad, como reconocía un resignado padre, al mencionar a su hija: “esta no tiene miedo de nada, lo toca absolutamente todo”.

por segundo día

“Es el segundo día que aparecen –comentó un jubilado que acaba de salir del agua, indemne– pero si la gente no se baña no es por miedo a las medusas, si no porque el agua está muy fría todavía”. En la orilla había ejemplares más desarrollados, de un tamaño algo menor que un puño, que también eran ignorados por la mayoría del publico. 

Y también por las autoridades: los servicios de emergencia no hicieron acto de presencia, ni efectivos de Bomberos ni de Protección Civil. Hay que recordar que todavía no ha comenzado oficialmente la temporada de baño, así que no había ningún socorrista vigilando la arena. Fuentes consultadas señalan que si los avistamientos de medusas continúan en junio será necesario instalar carteles de avisos. Siempre que las medusas que aparezcan sean más grandes que simples crías.

La playa de San Amaro sufre una insólita invasión de crías de medusa