Rafa Sánchez de La Unión asegura que "el rock and roll es muy sectario y clasista"

El líder del grupo la Unión, Rafa Sánchez, durante un concierto. EFE/Archivo
|

  La Unión celebra 30 años de música sometida a mil y una vueltas de tuerca huyendo de lo obvio, cosiendo letras inspiradas por los mejores renglones literarios y moldeando melodías rock con pespuntes de pop, "new wave", "hip hop" y sones latinos hasta llegar, hoy por hoy, a la senda electrónica.

"Hemos respirado diferente a lo que estábamos acostumbrados, el rock and roll, que es muy sectario y clasista, aunque parezca que la misma palabra venga acompañada de revolución, pero es que también es machista y un poco arcaico", ha dicho a Efe el vocalista de esta célebre formación madrileña, Rafa Sánchez, para quien "los que no se reciclan resultan anacrónicos".

La Unión comenzó "a gestar el lobo" hace ya tres décadas, ocasión que celebrarán esta noche con un gran concierto en el Palacio Vistalegre de Madrid, que próximamente editarán en DVD, con el firme propósito de recuperar la magia e incluso superar el otro gran directo de su carrera, "Tren de largo recorrido" (1992).

"Cuando llegue el momento, nos saldrán mariposas en el estómago y urgencia de ir al baño", bromea Sánchez, que interpretará temas de su producción posteriores a la fecha de aquel concierto junto a sus compañeros Luis Bolín (bajo) y Mario Martínez (guitarra), rodeados de amigos.

Compartirán escenario, por ejemplo, con Miguel Bosé y Nancys Rubias y llevarán por primera vez al directo la curiosa reelaboración que han grabado con Love of Lesbian de su éxito "Sildavia" para el volumen 2 de "Hip-gnosis", en el que remezclan algunos de sus clásicos.

"Al ver esos resultados me parece positivo que alguien pueda aportar una visión diferente de una canción que tiene 30 años", aprecia Sánchez, que no descarta publicar en el futuro un álbum de duetos en el que expongan sus clásicos a puntos de vista ajenos.

Ahí figurarían, sin duda, la misma "Sildavia", "Más y más", "Maracaibo", "Fueron los celos", "Ella es un volcán", "Negrita"... o la archiconocida "Lobo hombre en París".

"Para mí la grabación de ese tema fue uno de los mejores momentos de nuestra carrera, en una noche de luna llena en unos estudios que ya no existen, los Audiofilm de Madrid", rememora el cantante sobre un momento especialmente "emocionante",

Tampoco ha olvidado el día en que conoció a Luis Bolín, "en un bareto llamado 'El cascanueces'", cuando Sánchez quería formar un grupo del estilo "King Creole" y su hoy compañero andaba detrás de un cantante para su banda.

"Hubo mucha química desde el principio", recuerda.

A pesar de sus declaraciones previas sobre el rock, dice estarle muy agradecido a este mundo. "Me ha hecho ser mejor persona, ha abierto mucho mi mente, porque, cuando no sales de tu entorno, te ahogas en un vaso de agua, pero, cuando tienes mundo, comprendes más cosas", explica.

En lo que se refiere a los malos momentos no es tan concreto. Ahí quedaron "los trámites y discusiones difíciles", sobre todo con las compañías discográficas -"el enemigo siempre ha estado fuera", suele repetir.

También califica de "dolorosa" la marcha del cuarto componente de La Unión, Íñigo Zabala, al que compromisos profesionales no le permitirán finalmente unirse esta noche a sus excompañeros para interpretar "Lobo hombre en París".

"Yo pensé que era un error que abandonara, pero él quiso sentar la cabeza y poner un restaurante, cuando teníamos tanto futuro", opina.

Con él compartía muchas de las lecturas que luego alimentaban sus letras, una de las características del grupo. "Somos malos escritores y nos apoyamos en gente que lo hace bien para inspirarnos", explica.

Para él, sus múltiples variaciones de estilo "hicieron base, pero igual confundieron un poco a los seguidores". Sus dos trabajos favoritos se encuentran entre los más recientes, "Big bang" (2010), el último con material inédito, y "El mar de la fertilidad" (2002), un nuevo éxito en el que se incluía "Vuelve el amor".

"Es el que más me gusta, y eso que me pilló en una época turbulenta, porque después de editarlo dejamos Warner y hubo varios conflictos dentro de la banda que, como se puede apreciar, se resolvieron satisfactoriamente", celebra Sánchez, que esta noche vuelve a poner en marcha la locomotora de La Unión en pos de un largo trayecto.

Rafa Sánchez de La Unión asegura que "el rock and roll es muy sectario y clasista"