La causa contra Beatriz Sestayo se cierra con la desestimación del recurso del vigilante

Rueda de prensa Beatriz Sestayo Aitor L�pez
|

El TSXG ha desestimado el recurso presentado por el vigilante del Parlamento de Galicia que acusó a la diputada socialista Beatriz Sestayo de intento de atropello contra el archivo de las diligencias. De este modo, el Alto Tribunal se ratifica en su auto inicial, del 19 de febrero, y la causa queda definitivamente cerrada.
Las nuevas pruebas aportadas por el guardia de seguridad –un vídeo diferente al que visionó la Sala en primer lugar y que muestra los hechos desde el interior del aparcamiento– no han cambiado la opinión del Fiscal ni de los jueces del TSXG, que por unanimidad se ratifican en la desestimación de la denuncia y en el archivo de las actuaciones.
En el nuevo auto, que tiene fecha de ayer, se hace referencia a las consideraciones que se hicieron constar en la denuncia pero que carecen de relevancia penal, para insistir en que el Tribunal no puede pronunciarse al respecto. Así señala que “los hechos que transcurren desde el momento en que la señora Sestayo Doce deja estacionado su coche con las llaves puestas en la proximidad de o junto a la barrera de acceso al aparcamiento del Parlamento de Galicia, baja del mismo y abandona a pie dicho aparcamiento, hasta que aproximadamente treinta minutos más tarde una tercera persona se hace cargo del vehículo y lo retira” son “extraños a cualquier suerte de reproche jurídico penal” y que lo único que podría  tener relevancia para el TSXG es el supuesto intento de atropello.

cámaras
Las afirmaciones del vigilante de seguridad de que tuvo que apartarse del vehículo para evitar ser atropellado, de que Sestayo dio “pequeños acelerones” e incluso dejó caer el coche hacia atrás para volver a acelerar “no aparecen corroborados ni por la cámara situada en el exterior del aparcamiento ni por la situada en su interior”.
La Sala se hace eco también de que el vigilante asegura ahora que su denuncia contra Beatriz Sestayo se refería a una intimidación en su puesto de trabajo y nunca a un intento de atropello por parte de la diputada “pese a su relato fáctico”, precisa el Alto Tribunal. n

La causa contra Beatriz Sestayo se cierra con la desestimación del recurso del vigilante