“Del baloncesto me quedo con los amigos que conocí”

homenaje a Juan Filgueiras CB NArón
|

 

Como la memoria es selectiva, cuando echa la vista atrás Juan Filgueiras opta por rememorar todos los buenos momentos que ha vivido gracias al baloncesto. También los ha habido malos, porque cincuenta años pegado a un balón dan para mucho, pero este ferrolano de nacimiento y naronés de adopción prefiere quedarse con todas y cada una de las experiencias que le ha brindado este deporte. Y, sobre todo, con “la gente y los amigos, que es lo mejor que me ha dado el baloncesto”.
La última y más reciente satisfacción, poder recoger el cariño de muchas de esas personas que se ha encontrado en este largo camino y que el sábado se              reunieron para rendirle un merecido homenaje. Primero, durante el descanso del partido que enfrentó al club que fundó, el Baloncesto Narón –AD Santiago Apóstol– y la Fundación Baloncesto León; después, compartiendo mesa, mantel y un sinfín de anécdotas durante una emotiva cena en el restaurante Illas Gabeiras. En ella, además de miembros de la actual directiva del club, con su presidente Juan Manuel Pérez Portas al frente, coincidieron muchos de los jugadores a los que Filgueiras dirigió, además de técnicos, directivos, responsables federativos y municipales y, por supuesto, buena parte de su familia
Fue el momento de rememorar toda una carrera deportiva que arrancó como jugador del Bazán y lo llevó después al Bosco y al OAR. Desde entonces, ya como profesor de educación física del colegio Santiago Apóstol, ejerció de entrenador y, más recientemente, como impulsor y dirigente de la Agrupación Deportiva del centro educativo. 
Un proyecto que nació con la única pretensión de fomentar el baloncesto en el colegio y el concello pero que ha ido ganando en importancia y ha logrado consolidarse, más allá de su vertiente formativa, con una escuadra en la liga EBA. A principios de esta temporada, decidió pasar a un segundo plano en la dirección deportiva del club. 
“No desligarme –aclara–, porque eso es imposible”, advierte puntualizando que “aunque ahora hay gente muy responsable y con las ideas claras al frente del club, la vida da muchas vueltas y lo importante es que el baloncesto no se acabe”. Ahí estará siempre dispuesto a echar una mano si fuese preciso, “para mantener la base”.

“Del baloncesto me quedo con los amigos que conocí”