Proponen al nuevo gobierno la gestión municipal de varios servicios

rueda de prensa de la plataforma servizos p..blicos agua en el Concello
|

Antes de que comience el nuevo curso político las entidades y particulares que conforman la Plataforma pola Remunicipalización ya han elaborado un dossier de reivindicaciones para trasladar al nuevo ejecutivo, con el fin de que exista desde el principio una conversación fluida sobre los servicios que se prestan desde el Concello y se tienda a una gestión municipal de los mismos como objetivo final.


Integrantes de la Plataforma explicaron ayer que con el nuevo ejecutivo se abre “unha xanela de esperanza” tras lo que califican de “oportunidade perdida” con el anterior ejecutivo de Ferrol en Común.
Participación, transparencia, dedicación y reflexión es lo que pide, como explicó la portavoz del colectivo, Lupe Ces, al ejecutivo entrante. Pero además, dejan claro por donde irán sus reivindicaciones en torno a cuestiones como el servicio de recogida de basura y limpieza viaria. En este punto, recuerdan que está sin contrato desde el 1 de enero de 2016 y proponen un período de transición en el que el servicio corra cargo de Tragsa y que la limpieza viaria se ejecute con personal municipal. También apuestan por la creación de una planta de tratamiento en la ciudad.


El contrato eléctrico es una de las “poucas vitorias” que la Plataforma considera que obtuvo resultados, con la paralización del contrato iniciado a este respecto en el gobierno de Rey Varela. Piden la contratación directa del suministro eléctrico y que el mantenimiento corra a cargo de una empresa municipal.


También el servicio de parques y jardines –sin contrato desde el pasado diciembre–podrían ser municipal, del mismo modo que el transporte público y que otras muchas prestaciones como los comedores escolares y seniors, la atención a la dependencia o la limpieza de edificios públicos entre otros.


La gestión del agua es uno de los servicios en los que la Plataforma ha hecho siempre hincapié, pidiendo no solo que se paralicen los cobros anteriores a marzo de 2017 y que se devuelvan los 800.000 euros cobrados de septiembre a diciembre de 2014 sino que se realice una auditoría a Emafesa, se revise la tasa que se aplica en la actualidad, se recuperen las fincas públicas y las bonificaciones en vigor y se coloquen contadores en San Pablo y Recimil.

El caballo de batalla estará también en la petición de devolución de la depuradora a Augas de Galicia y la denuncia del convenio con este organismo o la no renovación del mismo, ya que expira el próximo mes de agosto.

Proponen al nuevo gobierno la gestión municipal de varios servicios