El mercado de Recimil se reinventa y amplía su oferta de actividades y puestos

La plaza de abastos renace con la apertura de nuevos locales | daniel alexandre
|

Los mercados buscan su hueco en una sociedad que nada tiene que ver con la de antes. No se trata de unir en un espacio la venta de productos de primera necesidad, sino que las plazas de abastos se han reinventado incluso como lugares de visita inexcusable para el turismo. El pescado, la carne y las verduras conviven ahora con espacios de delicatessen, productos especializados y no solo de alimentación. Así, en los mercados ya se puede encontrar de todo.
El mercado de Recimil es un ejemplo de plaza que busca sus propias señas de identidad y ya hace tiempo que ha sabido combinar la venta de productos de primera calidad con puestos nuevos, de emprendedores, que continúan abriendo.
El trabajo de la asociación de vendedores, que preside Francisco Maceiras, es imprescindible para este empuje y a lo largo de todo el año llevan a cabo iniciativas como degustaciones de productos, actividades de informática para niños o actuaciones musicales. Estas propuestas y campañas como la de descuentos para universitarios –dada la proximidad al campus de Esteiro– son iniciativas que hacen más atractivo un mercado, a que le fallan unas instalaciones deficientes.
Sin embargo, los emprendedores continúan buscando su espacio en esta plaza y en el último mes han abierto dos nuevos establecimientos diferentes y hay ya varios nuevos solicitados, además de prevista la ampliación de alguno de los ya existentes.
De cara a la Navidad, el mercado quiere facilitar las compras del cliente con la apertura al público de dos fechas clave, Nochebuena y Año Viejo, aunque sean domingo. Para activar la llegada de clientes, quienes compren en esos días en la plaza de abastos sus productos podrán participar en un sorteo. Con dos tíckets de compra que deben pegarse en una papeleta se puede optar a la devolución del gasto efectuado en vales para continuar comprando en el mercado.
Además, muchos de los puestos de venta aceptan encargos y prestan servicio a domicilio, además de introducirse en el pago con tarjeta.

El mercado de Recimil se reinventa y amplía su oferta de actividades y puestos