“Sigo sin recibir la herencia de mi padre y ahora embargan mis bienes particulares”

Entrevista a Rosa Elena
|

La hija de Heriberto García Bouza, el vecino de Canido al que se responsabiliza de dar muerte a su esposa y después suicidarse en abril de 2002, continúa con su lucha en los tribunales de Justicia después de haber demostrado, mediante las pruebas de ADN, que el fallecido era su padre y de que una sentencia de marzo de 2006 la reconozca heredera forzosa o legitimaria a beneficio de inventario de los dos tercios del patrimonio.
Rosa Elena Bellas Martín se encuentra ahora en la tesitura de  que todavía no recibió la herencia de su progenitor y, sin embargo, a su marido le han embargado la devolución de Hacienda de 2012 en ejecución de una sentencia por la que se le condena a ella a indemnizar por daños morales a una sobrina de la esposa de su padre por el asesinato de su mujer.
Para la afectada dicha resolución judicial supone una injusticia, puesto que su marido y ella tienen separación de bienes desde octubre de 2007 y lo que, a su modo de ver, resulta todavía más grave es que al estar reconocida por sentencia firme como heredera a beneficio de inventario, según el Código Civil, “el heredero no queda obligado a pagar las deudas y demás cargas de la herencia sino hasta donde alcancen los bienes de la misma”.
Alega, asimismo, que, también según el Código Penal, “no se confunden para ningún efecto, en daño de heredero, sus bienes particulares con los que pertenezcan a la herencia”.
La jueza dictó una providencia al respecto confirmando la resolución por la que se acordaba el embargo y ahora el tema está pendiente del resultado de la apelación.
“Tras casi doce años de lucha en los tribunales, sigo sin recibir la herencia de mi padre y ahora me embargan mis bienes particulares”, comenta Rosa Elena Bellas, precisando que ni siquiera son los suyos, porque tiene separación de bienes de su marido.
Manifiesta, asimismo, que, con posterioridad a la sentencia que la declara heredera forzosa, se demostró que el testamento ológrafo atribuido a su padre dejando sus bienes a las sobrinas de su esposa era falso. En base a este documento, estas sobrinas habían podido vender un edificio situado en Canido en cuyo solar se asienta ahora el establecimiento Mercadona.
Además del recurso de apelación sobre el embargo a su marido, Rosa Elena Bellas también tiene pendiente de resolución en el Tribunal Supremo la reclamación del tercio de la herencia otorgado a una de las sobrinas, en base precisamente a ese testamento ológrafo, además de una querella y el juicio de división patrimonial, para el que previamente tienen que mostrarle el inventario de todos los bienes de su padre. A este respecto, señala que el valor que consta en la escritura de venta del edificio de Canido no puede ser real, porque es de 48.000 euros, cuando, a su modo de ver, no baja de los 400.000 euros. Añade que, además, ha podido averiguar que su padre tenía otras propiedades, como un piso en Ares y cuentas bancarias.
De ahí que su lucha continúe para que se haga justicia y le entreguen lo que legalmente le corresponde, como heredera de un padre de cuya existencia no supo hasta que se suicidó.

“Sigo sin recibir la herencia de mi padre y ahora embargan mis bienes particulares”