El Racing se instala en una dinámica cruel

Víctor Vázquez cometió un grave error en el segundo tanto del Izarra JORGE MEIS
|



A perro flaco todo son pulgas. Es el refrán que mejor ilustra el actual momento del Racing, al que errores arbitrales, fallos impropios de jugadores del nivel que se presupone que tienen los de la plantilla, lesiones o circunstancias poco habitual han introducido en una mala dinámica de resultados. Eso lo ha llevado hasta la decimotercera plaza de la tabla, con solo un punto de ventaja sobre las cinco posiciones que conllevan peligro de descenso y a seis de las cuatro primeras, las que clasifican para la fase de ascenso a Segunda a la que decía aspirar al principio de la liga.
La derrota ante el Izarra fue el mejor ejemplo de esta situación ya que, después de generar muchas ocasiones de gol y solo ser capaz de marcar una –lo hizo Joselu en el minuto 70–, vio cómo dos fallos impropios de jugadores de esta categoría le costaron un par de tantos que lo llevaron a la derrota. “Es muy difícil explicarlo. Lo hicimos todo, creamos ocasiones, metimos un gol, que es poco para lo que propusimos, y al final hasta nos dio tiempo a perder el partido, porque el Izarra no ganó, se lo regalamos nosotros”, dijo el lateral Maceira.

solución
Así que, metido en esta racha, a la plantilla racinguista no le queda más remedio que trabajar de cara a intentar conseguir la victoria en el partido que el domingo lo va a medir al Burgos. “En el fútbol las cosas se solucionan de siete en siete días. Lo que tenemos que hacer es trabajar más, estar más concentrados...”, dice.
Mientras Víctor Vázquez, protagonista negativo al cometer el error que acabó significando el segundo gol del Izarra, recordó que “parece que con lo que hacemos no llega para conseguir las victorias. Por esto tenemos que poner todos un poco más de nosotros mismos... y espabilar”.

El Racing se instala en una dinámica cruel