Rafael Díaz : “Tal y como están las cosas no recomendaría a nadie dedicarse de forma profesional a la apicultura”

Ares nido de avispa velutina
|

El pasado fin de semana se celebró el Día del Apicultor. La Asociación Galega de Apicultura desplazó a gran parte de delegados hasta la localidad de Arzúa, donde tiene su sede central para tomar parte en los diferentes actos programados. Hasta allí se desplazó también Rafael Díaz Nieto, responsable de la delegación de Ferrolterra de la entidad. Díaz Nieto se encargó de impartir una de las charlas del programa, como ha venido haciendo en los últimos tiempos. 

¿Cuál es el principal problema que atraviesa el sector a día de hoy? 

Yo diría que fundamentalmente dos, aunque hay varios, pero los más graves son la lucha contra la velutina, que no está dando los resultados esperados, más bien al contrario, la preocupación se incrementa y también el problema del etiquetado, ya que cada vez se vende más miel que no lo es, engañando a la gente.
 
¿Cómo ocurre eso? 

Es que cada vez más se están vendiendo mieles con una concentración muy baja de este producto y muy alta en siropes. Algo que se puede evitar con un etiquetado claro, en el que debe figurar claramente la procedencia de la miel y su composición. La Unión Europea es muy estricta con los productores locales en lo relativo a este aspecto, con lo que estamos muy de acuerdo, pero si nosotros cumplimos con las exigencias europeas el resto también deben hacerlo. 

¿Quién es el resto? 

Sobre todo los productores chinos o sudamericanos, esa miel llega aquí ya envasada y sus etiquetas nada tienen que ver con las nuestras. Y claro, la mayor parte del contenido son siropes y un pequeño porcentaje de miel. La gente lo desconoce, pero son mucho más baratas y eso es lo que más se mira. No hay que olvidar que una miel de calidad como la que se extrae en la zona se vende por unos diez euros el kilo, perdiendo dinero en la mayoría de los casos, si cuesta dos o tres euros no es miel. Además, al margen del precio hay que tener en cuenta otras cuestiones que debe conocer el consumidor como el contacto con otras sustancias como los antibióticos, prohibidas por la UE. En definitiva, estas mieles de fuera hacen una competencia completamente desleal, no pasan controles y venden menor calidad a un precio más barato.

¿Y qué pasa con la velutina? 

Pasa lo de siempre, la situación no ha mejorado, más bien al revés. El problema es que las administraciones deberían implicarse más, mucho más y no mirar para otro lado. En la Xunta se pasan la pelota de la consellería de Medio Ambiente a la de Medio Rural pero no hay soluciones de ninguno de los departamentos. Hemos solicitado una reunión con Presidencia para tratar directamente con el presidente un problema que no es menor, que hace mucho daño a la apicultura pero que ya empieza a afectar a otros sectores como el forestal, la silvicultura y que también se sabe que empieza a perjudicar a diferentes especies de aves, tal y como sostienen algunos estudios realizados en Francia, donde nos llevan por delante años de acción para combatir a la velutina. Bueno, y tampoco hay que olvidar los accidentes que provocan las avispas asiáticas.

¿Qué tipo de accidentes? 

Mayormente ataques o incidentes relacionados con el hallazgo de un nido y que se moleste sin saberlo a las avispas. Es más, tenemos datos no oficiales de que los ingresos hospitalarios por ataques de velutina se han multiplicado por 15 en los últimos años, pero la administración no ofrece datos al respecto para no alarmar más de la cuenta a la población. Pero los hechos están ahí, se informe de ellos o no.

¿Y los concellos de la zona, se implican lo esperado? 

Se implican pero no lo suficiente. Se necesita una labor conjunta y coordinada entre municipios como se hace en Bélgica, Francia o Italia, donde ya se cuantifican unos excelentes resultados en la lucha contra esta especie invasora. Hay que asumir estrategias conjuntas. De poco sirve ir a la Mancomunidad si las dudas de unos u otros impiden sacar adelante la toma de medidas conjuntas, ya que ahí debe aprobarse todo por unanimidad. Si no se rema en la misma dirección no obtendremos resultados en la lucha contra la avispa asiática.

¿Dicen que la profesionalización debe ser ? 

No es fácil dedicarse profesionalmente a esto. De los 110 productores integrados en AGA Ferrolterra yo soy el mayor productor y la apicultura es mi hobby, no podría dedicarme profesionalmente a esto, no me daría para vivir, así que aunque cada vez se hacen mejor las cosas y todo es más profesional vivir de esto es muy complicado y está al alcance de muy pocos. No hay que olvidar el cambio climático y la avispa asiática están reduciendo considerablemente la producción mielera, ya que prácticamente están activas toda la temporada. El problema es muy gordo y se ve solución a corto plazo. Es más, se constata que la velutina se adapta cada vez más a este clima y a los meses más fríos y se mantiene activa casi todo el año. Lo dicho, es muy difícil dedicarse profesionalmente a un sector que está amenazado por una plaga que va en aumento.

¿Cuántos nidos pueden llegar a retirar a lo largo del año? 

Nosotros seguimos retirando del orden de 600 nidos al año. La gente nos sigue llamando a la asociación porque sabe que respondemos y no fallamos, y eso que lo hacemos dedicando horas de nuestro tiempo libre, de forma voluntaria, pero se sienten más seguros. En algunos concellos se encargan los bomberos o miembros de protección civil, que muchas veces se sienten desbordados por estos trabajos. Desde AGA se están activando grupos municipales de acción en municipios como Valdoviño, Ares o Ferrol, entre otros, para que en caso de avistamiento de nidos se proceda a un retirado seguro lo más rapidamente posible.

Rafael Díaz : “Tal y como están las cosas no recomendaría a nadie dedicarse de forma profesional a la apicultura”