Año nuevo, historia parecida

El equipo ferrolano tuvo muchos problemas para superar la defensa de su rival en la primera parte | jorge meis
|

No es muy diferente la vida del Baxi Ferrol en 2021 a cómo era el año pasado. El equipo ferrolano resolvió con otra abultada victoria por 81-60 el partido que ayer lo enfrentó al Arxil de Pontevedra. Y, a pesar de los problemas que pasó antes del descanso, en la segunda parte se rehízo para acabar ganando por más de veinte puntos de diferencia. Otra muestra de que su nivel está muy por encima de la mayoría de rivales que tiene en esta parte inicial de la categoría en la que juega, a la espera de la promoción.

La ausencia de Jenna Allen –reconocida por sus compañeras y el público en los prolegómenos del partido– no hizo que el Baxi Ferrol jugase con menos ritmo o una intensidad inferior a la que venía siendo habitual. Pero desde el principio se vio que el equipo ferrolano trataba de adaptarse a un nuevo orden de las cosas, lo que unido a la cantidad de imprecisiones que cometió –tantas que hasta le costaron una técnica a Lino López– permitió al Arxil estar por delante en el marcador buena parte de este período inicial hasta llegar por detrás, pero muy cerca de su  rival, al descanso (37-32). 

Subida
El ímpetu con el que el Baxi Ferrol había terminado la primera parte la mantuvo en los primeros compases de la segunda –sobre todo gracias a una mayor intensidad defensiva– y eso le hizo alcanzar los diez puntos de diferencia. En eso influyó la mayor serenidad que emanó su juego y el hecho de que el Arxil rebajó un tanto el nivel que había dado en la primera parte, en la que supo complicar las cosas a su rival.

Así, con el partido encarrilado, el Baxi Ferrol aprovechó el tramo final de partido para ir cogiendo sensaciones sobre la cancha. Además, la distancia fue aumentando poco a poco y al final del partido se pareció a uno de esos habituales esta temporada en A Malata: suma y sigue para el cuadro local.

Año nuevo, historia parecida