lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El BAC “Cantabria”, la “unidad valiosa” de la Armada, desde sus entrañas

Visita al BAC Cantabria en Navantia Ferrol

Es como un Arsenal en la mar, por tamaño y función. El segundo buque más grande de la Armada Española –tras el LHD “Juan Carlos I”– y el mejor barco de aprovisionamiento de combate en el marco europeo, el BAC “Cantabria”, comandado por el Capitán de Fragata, Francisco Javier Roca Rivero, se prepara ya para su próxima misión, integrado en la operación “Active Endeavour” en aguas del Mediterráneo.
Más de dos meses de preparación para el próximo viaje, pero nada comparado con el que ha hecho famoso a este buque en todo el mundo –el despliegue más largo en la reciente historia de la Armada–, su navegación y estancia en Australia, con 352 días fuera de la base. Un recuerdo inolvidable para la tripulación que queda reflejado en una visita al BAC donde más de un canguro recuerda aquel viaje.
El “Cantabria” es un buque especial, lo que en la Armada definen como una “unidad valiosa”, porque de él se nutren los barcos en alta mar, tanto en materia de combustible como de agua o alimentos. Muy pocas Armadas del mundo disponen de un buque así. El “hermano pequeño” del Patiño, nacido veinte años después, es un barco verde, no contaminante –cuenta con depuradora propia y tratamiento de basuras– y con doble casco en la zona de tanques de carga. Está mucho más automatizado que su hermano mayor, lo que hace que sea preciso menos personal.
Pero aunque el “Cantabria” lleva a bordo a unas150 personas, tiene capacidad para albergar otras 100. Para ello dispone de contenedores rectangulares con literas y baños.
Todas las cifras relacionadas con el BAC definen su magnitud, desde los diez millones de litros  de líquido que puede albergar –unas 10 piscinas olímpicas– hasta la tonelada de combustible por minuto con el que puede abastecer a un buque en alta mar. Y es que una de las  a los principales misiones de esta unidad es el aprovisionamiento de combustible a los demás barcos con los que patrulla y que requieren repostar una vez por semana.
Pero visto por dentro, el BAC parece más que un buque una base naval, con sus inmensos almacenes, sus largos hangares, su cubierta de vuelo, sus comedores entorno a una amplia cocina, sus camarotes y su propio hospital, con unidad de cuidados intensiva incluida –la telemedicina permite la conexión directa con hospitales–. Al llegar a la sala de control, y al puente de mando la tecnología deja en evidencia que estamos ante una de las unidades más modernas de la Armada.

El BAC “Cantabria”, la “unidad valiosa” de la Armada, desde sus entrañas

Te puede interesar