La abogada de Manos Limpias afirma que la infanta “sabía bien lo que hacía”

15/04/2016 Virginia López Negrete. La abogada Virginia López Negrete, que ejerce la acusación popular en el caso Nóos en representación de Manos Limpias, ha subrayado que el sindicato mantendrá "hasta el final" l
|

La abogada que representa al sindicato Manos Limpias en el juicio del caso Nóos, Virginia López Negrete, inició ayer su alegato centrando su intervención en la “altísima” preparación, educación y la trayectoria profesional de la Infanta Cristina, quien al frente de la empresa Aizoon, que comparte al 50 por ciento con Iñaki Urdangarin y a través de la que éste había defraudado a Hacienda, “sabía y supo muy bien lo que hacía desde el primer momento”.

De hecho, manifestó que “lo que el matrimonio pretendía era crear una sociedad instrumental, “pura ficción”, en la que, aunque él fuera el único generador de las rentas que cobró a través de Aizoon, la Infanta también se aprovechara de ella y fuese “copartícipe de esta simulación”. 

“No sólo participó sino que se benefició de forma consciente, y mantuvo (esta actuación) en el tiempo”, espetó.

La letrada describió la “cualificación reforzada” de la exduquesa de Palma, “cualidades dignas de admiración. No es una ciudadana al uso, su educación y formación tampoco”. Es por ello que, manifestó, en virtud de su “altísima preparación, formada como una infanta que es, el conocimiento se le presume. Y además es alta funcionaria de la tercera entidad bancaria más importante del país. No es un crimen”.

En opinión de la abogada, estas circunstancias “ponen en evidencia el conocimiento en todo lo que (la Infanta) hace y lo que firma. Su esposo, con el afecto conyugal que le honra, asume toda la responsabilidad excluyendo a su esposa, procesalmente irrelevante, pero los hechos son tozudos por sí mismos.

En concreto, Manos Limpias, única acusación que reclama pena de prisión para la hermana del Rey Felipe VI, solicita ocho años de cárcel para ella al considerarla cooperadora necesaria de dos delitos fiscales.

“Si Manos Limpias está en este juicio es porque siete magistrados, por unanimidad, así lo han decidido, y si la Infanta Cristina está aquí sentada es porque siete magistrados también así lo han considerado”. 

Fue también una de las reflexiones finales que la abogada lanzó durante la exposición de su informe final, en la que ha defendido su labor en este proceso “pese a los momentos difíciles por los que he pasado”.

“Mi actuar siempre ha sido profesional”, incidió la letrada, quien puso fin a su intervención, que se prolongó durante dos horas, parafraseando al fiscal de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza en el informe que realizó en el juicio por los atentados del 11M y citando a Cicerón: “No hay nada más hermoso que buscar la verdad, pero no hay nada más indigno que buscar la mentira y tratar que esa mentira se convierta en verdad”.

La abogada hizo suyas las consideraciones que, por su parte, efectuó Zaragoza al término de aquella vista oral en junio de 2007, cuando el fiscal denunció las “situaciones pintorescas” que se produjeron en el juicio así como el “intercambio de roles” que tuvo lugar a raíz de la defensa que, por parte de las acusaciones, se llevó a cabo a favor de los inculpados de aquel proceso.

La abogada de Manos Limpias afirma que la infanta “sabía bien lo que hacía”