Trabajadores de Cándido Hermida rechazan la negociación de los Ertes

Los manifestantes piden, entre otras cosas, una rotación integral y complementos salariales para las nuevas regulaciones | d. a.
|

Más de un centenar de empleados de Cándido Hermida celebraron ayer en la plaza de Galicia de Narón una asamblea-concentración en la que mostraron su rechazo a la negociación de nuevos ERTE cuando finalicen los vigentes por causa de fuerza mayor en los que están inmersas las ocho empresas de un conglomerado que emplea a medio millar de personas en la comarca.

El grupo quiere extender esas regulaciones, en este caso alegando causas productivas derivadas de la parálisis del mercado por la crisis sanitaria. 

Desde la CIG se insistió en que “o que está a trascender e o que figura nas actas non é fiel reflexo do que está a acontecer”, aseguró Mon Fernández, por lo que cree “fundamental” que los portavoces municipales del Concello de Narón, donde .la compañía la mayor parte de sus instalaciones, “coñezan o que realmente está a pasar”. Así, el jueves, coincidiendo con una nueva asamblea-concentración, una delegación de los trabajadores se entrevistará con los representantes políticos de Narón. 

“As condicións que se están pactando” para prorrogar los ERTE, señaló Fernández, “non garanten a mínima seguridade de que as rotacións sexan equitativas”. “Estamos nas mans da boa fe da empresa”, añadió, “e de que queiran darlle capacidade a esas comisións de seguimento de que funcionen”. 

El portavoz de la central nacionalista quiso recordar además que “estamos a falar de mínimos”, en referencia a la propuesta de complementar económicamente las percepciones del SEPE –el 70% de la base reguladora durante los seis primeros meses de aplicación del expediente–. “Ninguén contaba que isto se fora prolongar tanto”, admitió Fernández, “por iso hai que negocialo, e isto é o contrario do que está pasando en Cándido Hermida”. 

“Abrazado á reforma do PP” 
La CIG rechaza que la causa de fuerza mayor sea la adecuada para un contexto, precisó Mon Fernández, en el que “desde hai semanas se están incorporando determinadas persoas aos postos de traballo, algo difícil de entender dentro dunha paralización da actividade por forza maior”. 

En ese sentido, denunció “discriminacións flagrantes” en ese proceso de reincorporación, que en algunos casos, aseguró, "levan perto de dous meses traballando con menos do 50% das plantillas activas”. Incidió en que “non se está a rotar”, una circunstancia que está discriminando a un “amplo colectivo de traballadores, que está a cobrar a prestación por desemprego mentres outras cobran o 100% do seu salario”. 

El sindicato anunció movilizaciones para forzar unas negociaciones “xustas para todos” y su portavoz criticó que “o goberno máis progresista da Historia estea abrazado con toda a forza do mundo á reforma laboral do Partido Popular”.

Trabajadores de Cándido Hermida rechazan la negociación de los Ertes