La lucha contra el paro y la corrupción es el principal reto de los próximos años

un grupo de personas hace cola frente a una oficina de empleo efe
|

La lucha contra el paro y la corrupción son los principales retos que debe afrontar el país en los próximos cinco años, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de diciembre difundido ayer, en el que la preocupación de los españoles por la corrupción casi se ha duplicado.

El 64,5 por ciento de los encuestados cree que el principal reto para los próximos cinco años es la lucha contra el paro, seguido de la lucha contra la corrupción política –que citan el 16,5 por ciento– y la mejora de la competitividad económica (3,9%), mientras que el 2,8 por ciento se preocupa por la lucha contra las desigualdades sociales y el 2,7 por ciento por la lucha contra el fraude.

En este sondeo, el paro y la situación económica se mantienen como las dos mayores inquietudes de la ciudadanía, seguidos de la clase política, aunque en los tres casos bajan, mientras que sube un puesto, hasta el cuarto, la corrupción y el fraude dentro de los problemas más citados.

 

problemas

Así, del 9,5 por ciento registrado en el barómetro de noviembre, se eleva al 17,2 por ciento el porcentaje de quienes ven la corrupción como un problema. El paro lo citan el 77,1 por ciento –3,7 puntos menos–, la economía, el 39,5 –3,2 menos–, y la clase política, el 29,8 por ciento –medio punto menos–. También aumenta la preocupación de los españoles por la sanidad, la educación y los recortes en general, que son los siguientes problemas citados, y disminuye algo la inquietud por la banca y los desahucios.

Para el 91,5 por ciento de los ciudadanos la situación económica es “mala” o “muy mala”, ocho décimas más que hace un mes, y la mitad se teme que estará incluso peor dentro de un año, frente a solo un 13,3 por ciento que augura una mejora.

Comparándolo con hace un año, cuando Mariano Rajoy llegó al Gobierno, el 72,6 por ciento de los sondeados opina que la coyuntura económica es peor, para el 21,9 por ciento es igual y solo el 4,3 por ciento la percibe mejor.

Se mantiene el pesimismo de los ciudadanos ante la situación política, porque el 76 por ciento la califica de “mala” o “muy mala”, 1,9 puntos más que en noviembre, y solo es “buena” o “muy buena” para el 3,1.

El 39,2 por ciento de los ciudadanos vaticina que la situación política empeorará de aquí a un año, 4,2 puntos más que en el anterior barómetro, y el 10,6 por ciento confía en que mejore.

Para casi la mitad de los españoles (49 %), la coyuntura política es peor que la de hace un año, el 6 por ciento la ve mejor y el 40,5 por ciento no ve cambios.

El CIS hace varias preguntas sobre las expectativas de la sociedad para los próximos cinco años y los ciudadanos se muestran pesimistas en las cuestiones relativas a la economía.

Así, el 58,5 por ciento augura que en los próximos cinco años habrá aumentado el número de personas sin hogar.

Además, el 66,3 por ciento cree que habrá más las desigualdades sociales, el 64,2 por ciento apunta que será más difícil acceder a una vivienda y el 61 por ciento cree que habrá más problemas relacionados con el cuidado de los mayores.

También advierte un 49,6 por ciento que la corrupción política seguirá subiendo en este período.

La lucha contra el paro y la corrupción es el principal reto de los próximos años