La totalidad del comercio se suma desde ayer a la campaña de rebajas

los ferrolanos acudieron a las tiendas a aprovechar el primer día de descuentos daniel alexandre
|

El inicio de la campaña “oficial” de rebajas no se vivió ayer en Ferrol con las habituales colas y agobios de otros años. A la mala situación económica de una comarca que roza ya los 20.500 desempleados se suman los efectos del Real Decreto 19/2012 de Liberalización del Comercio y de Determinados Servicios, que permite tener colgado el cartel de rebajas todo el año. Al abrigo de la nueva normativa aprobada por el Gobierno central –que tira por tierra las disposiciones de la Lei do Comercio que la Xunta aprobó en 2011– han sido numerosos los establecimientos que apostaron por adelantar los descuentos para animar las ventas durante las navidades.

En virtud del decreto liberalizador del Gobierno, parte de los establecimientos adelantaron los descuentos

No obstante, las cadenas más importantes de moda, pertenecientes a Inditex, esperaron hasta ayer para iniciar las rebajas. El “tirón” de Zara y el resto de las firmas del grupo contribuyó ayer a elevar la afluencia tanto en el barrio de A Magdalena –donde en los últimos meses han cerrado dos de las tiendas, Zara Hombre y Bershka– como en el centro comercial Dolce Vita Odeón. Con el objeto de facilitar las compras, algunas de las tiendas del complejo naronés adelantaron su horario de apertura a las nueve de la mañana, aunque a esa hora la afluencia era todavía escasa.

Esta es la campaña de ventas más importante para el sector, dos meses en los que se factura aproximadamente la cuarta parte de todo el año y en la que los empresarios buscan dar salida a la mercancía de la temporada de invierno para poder afrontar la de primavera.

Hasta ahora, el Gobierno establecía la norma general de que solo podía haber rebajas dos veces al año y la Xunta, en el caso de Galicia, fijaba el calendario. Así, a partir del día 7 de enero, los establecimientos que colgaran el cartel de rebajas deberían especificar la duración de la campaña, que como mínimo debía ser de una semana y como máximo de dos meses. Además, estaba prohibido realizar cualquier promoción o descuento en los productos un mes antes de que estos estuvieran sujetos a las rebajas.

Ahora, los comerciantes pueden simultanear las rebajas con cualquier otra promoción y, además, estas pueden prolongarse por tiempo indefinido.

La totalidad del comercio se suma desde ayer a la campaña de rebajas