El Gobierno insiste en que la UE no multará a España “por sentido común”

20/06/2016 El ministro Luis de Guindos interviene en el desayuno El Ágora de El Economista. El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha indicado este lunes que si gobierna Podemos, aunque sea en coalición con otros part
|

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, aseguró ayer que “no hay ni habrá” sanciones económicas por parte de la Unión Europea a España por incumplir sus compromisos de déficit público por una cuestión de “sentido común”.

Para el ministro, sería “paradójico” multar a la economía europea que actualmente experimenta un mayor crecimiento y cree que “hay razones de peso que justifican que no haya multa” para España o Portugal, tal como defendió en el marco de la cumbre del G-20 que se celebra estos días en China.

“Estas razones en el caso de España tienen que ver fundamentalmente con el esfuerzo fiscal que se ha realizado, con problemas de metodología en relación con el cálculo de la Comisión Europea del esfuerzo que ha realizado España en términos estructurales y también con una inflación negativa”.

Pese a las palabras del ministro, la Comisión Europea mantiene su intención de anunciar el próximo miércoles la cuantía de la multa a España y Portugal por déficit excesivo, pero anunció que aplazará “probablemente hasta después del verano” su propuesta sobre el porcentaje de fondos europeos que deben ser congelados a estos dos países.

En el caso de España, se prevé que 60 programas de inversión queden congelados al haber sobrepasado el límite de déficit pactado con la UE, lo que puede suponer una cuantía de más de 1.100 millones de euros.

El pasado día 12 los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) ratificaron la opinión de Bruselas en cuanto a que ni Madrid ni Lisboa habían tomado “medidas eficaces” para contener el déficit, y la Comisión tiene la obligación legal de poner una cifra a la sanción económica, que podría llegar a alcanzar los 2.000 millones de euros, aunque se puede “reducir o cancelar” “si está justificado”, según el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic.

En relación a la congelación de programas de inversión se pueden ver afectadas la mayoría de las comunidades del país. Las inversiones abarcan un abanico que va desde educación a infraestructuras o desarrollo rural, por citar algunos ejemplos sobre el destino de dichos programas.

Bruselas también presentará el próximo miércoles su propuesta revisada sobre la senda fiscal que deberán seguir Madrid y Lisboa para volver a situar el déficit público por debajo del 3 %, según aclararon fuentes europeas.

En cualquier caso, para que la multa sea efectiva deberán pasar otros diez días, que es el tiempo de que dispondrá el Consejo para pronunciarse en contra si quiere bloquear el castigo que decida la Comisión. Así lo decidió el Colegio de Comisarios en una primera discusión “de orientación” mantenida el miércoles sobre la situación de España y Portugal, en la que el Ejecutivo comunitario pudo examinar los argumentos presentados por estos dos países para intentar reducir al máximo la sanción.

Las reglas que establecen que la Comisión tiene la obligación legal de poner una cifra a la sanción suponen que en el caso de España esa multa puede representar hasta un 0,2 % de su PIB, lo que supone más de 2.000 millones de euros. Bruselas, sin embargo, puede “reducir o cancelar el monto, si ello está justificado”, según recordó Sefcovic. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, mostró su desaprobación a que la Comisión Europea sancione a España y Portugal por incumplir sus objetivos de déficit al considerar que “no es la mejor opción”.

“Las sanciones a España no son la mejor opción. Yo preferiría evitarlas si hay alguna manera de hacerlo. Si no existe, tenemos que discutir qué tipo de medidas se adoptan”, subrayó Schulz.

El presidente del Parlamento Europeo estima que se deben analizar las circunstancias específicas de cada Estado miembro, aunque advirtió de que “con el proceso sancionador en marcha”, los siguientes pasos son “casi automáticos”, independientemente de “las acciones que tomen los gobiernos”.

El Gobierno insiste en que la UE no multará a España “por sentido común”