Arranca el curso entre mascarillas, medidas Covid, movilizaciones y mucha incerteza

Parte del alumnado de Infantil y Primaria regresó ayer a las aulas en una jornada marcada por los protocolos Covid y por la incertidumbre existente entre las familias y docentes | d.a.
|

Diferente, extraño, atípico y, sobre todo, incierto y muy complicado. Así se presenta el curso escolar que ayer dio el pistoletazo de salida en Galicia con la incorporación del alumnado de cuatro de los cursos de Infantil y Primaria y de Educación Especial, a los que hoy se sumarán todos los demás como consecuencia de la incorporación gradual adoptada por la Consellería de Educación debido a la actual situación sanitaria.

La pandemia de la Covid-19 ha cambiado el orden en todos los ámbitos; también en el educativo, donde la incertidumbre impera tanto entre los profesionales como en las familias. “Este año va a ser complicadísimo”, señalaban ayer desde la dirección del CEIP Cruceiro de Canido.

El uso de mascarillas, la configuración de las clases en grupos estables de convivencia que no se pueden relacionar con otros grupos la delimitación de espacios en los patios para la hora del recreo; el desdoble de aulas o las entradas escalonadas para evitar aglomeraciones forman desde ayer parte de las nuevas rutinas escolares. El “ensayo” de ayer fue, en términos generales, relativamente fácil, ya que solo acudió al centro la mitad del alumnado. Hoy la situación se prevé más complicada, al incorporarse ya la totalidad de niños y niñas.

Los que empezaron ayer dejaron estampas, como es habitual, muy variadas. Desde los que llegaban al colegio con muchas ganas de reencontrarse de nuevo con sus compañeros a los que les costaba despegarse de sus familias, que en este nueva situación no pueden acceder al interior del recinto para acompañar hasta la puerta a sus hijos e hijas.

En el CEIP Recimil, “los niños han estado muy tranquilos, han cumplido todas las normas, se han mostrado muy responsables”, comentaban ayer a media mañana desde este colegio. Al igual que en otros de la ciudad, también en este comenzó ayer el plan de refuerzo de limpieza y desinfección elaborado por el Concello para cumplir las nuevas exigencias derivadas de la actual situación sanitaria.

Huelga de profesorado
La primera jornada lectiva del nuevo curso registró también movilizaciones en diferentes puntos de la comunidad gallega. En Ferrol, la convocatoria de huelga para el profesorado impulsada por los sindicatos CIG-Ensino, CCOO, STEG y CSIF incluyó una concentración en la Praza de España. Allí, los docentes mostraron su indignación por la gestión de la Consellería de Educación del inicio del curso y rechazaron el actual protocolo.

Denunciaron además que los “abusivos” servicios mínimos exigidos por la administración educativa para la jornada de huelga impidió a muchos profesores y profesoras secundar una protestas con la que estaban de acuerdo. De hecho, en algún centro, como en el CEIP Cruceiro de Canido, el profesorado acudió a su puesto de trabajo vestido íntegramente de negro en apoyo a la convocatoria y con carteles reivindicativos.

Entre las personas que secundaron la protesta se encontraban también representantes de la Federación de Anpas de centros públicos de Ferrolterra que, una vez más, expresaron su preocupación sobre un inicio de curso que siguen considerando inseguro, incierto y en el que acusan a la Xunta de falta de información.

“Non hai dotación de profesorado; nin propostas para baixar as ratios e incluso hai centros que non empezaron hoxe (por onte) as clases por non ser quen de facer fronte á situación actual”, comentó la presidenta Lorena Dapena.

En Ferrol, el CEIP San Xoán de Filgueira decidió posponer a hoy el regreso a las aulas con parte de los cursos de Infantil y Primaria, a los que el lunes se sumarán los demás. Precisamente la Anpa de este colegio remitió estos días un escrito a la Consellería de Educación para denunciar el recorte de profesorado que han sufrido, con cinco docentes menos.

Arranca el curso entre mascarillas, medidas Covid, movilizaciones y mucha incerteza