Juzgan a los responsables de una obra por la muerte de un peón ocurrida en 2008 en Ortigueira

las diligencias fueron instruidas por el juzgado de ortigueira l.p.
|

El Juzgado de lo Penal 1 de Ferrol acogerá el próximo viernes, día 18, la vista por un accidente laboral con resultado de muerte ocurrido el 30 de abril de 2008 en una obra en la villa de Ortigueira. Juan Carlos Fontela Tojeiro, de 46 años, falleció a causa de las lesiones sufridas al precipitarse por el hueco del ascensor de la tercera planta del edificio, con una altura aproximada de quince metros.

La Fiscalía imputa a C.O.F., administrador de la empresa Orjales Ortigueira Construcciones y Servicios; a M.C.R.D.M., aparejador; y a A.M.D.C., encargado de seguridad de la obra, un presunto delito contra la seguridad de los trabajadores en concurso con otro de homicidio por imprudencia grave. Solicita para cada uno de ellos penas de tres años y medio de prisión y la inhabilitación especial para el ejercicio de sus respectivas profesiones en actividades relacionadas con la prevención de riesgos laborales durante cinco años.

El fiscal solicita tres años y medio de cárcel para cada uno de los tres acusados

En concepto de responsabilidad civil, pide que los tres acusados, conjuntamente con la compañía Mapfre, indemnicen a cada uno de los tres hermanos del fallecido con la cantidad de 20.000 euros.

La obra en la que ocurrió la tragedia consistía en la reforma y ampliación de las instalaciones de la Sociedad Cultural y Recreativa Nuevo Club de Ortigueira. El proyecto comprendía la demolición interior total del inmueble, compuesto de bajo y tres plantas, y la posterior renovación de todas las instalaciones.

El trabajador se precipitó por el hueco del ascensor cuando se ocupaba de entragar a un oficial ladrillos y mortero que previamente izaba con un maquinillo a través del citado hueco.

La Fiscalía sostiene que los acusados permitieron, con dejación de sus funciones, que la fase de estructura y albañilería de las obras se ejecutase con ausencia de los preceptivos anclajes especiales para el amarre de los cinturones de seguridad, así como que estos arneses no fuesen facilitados a todos los trabajadores.

De hecho, en sus conclusiones provisionales, el Ministerio Público señala que al peón accidentado no se le había provisto del indispensable arnés de seguridad, ni contaba con su correspondiente anclaje, pese a que para usar el maquinillo se habían desmontado los puntales que, a modo de barandilla, protegían el hueco del ascensor.

Juzgan a los responsables de una obra por la muerte de un peón ocurrida en 2008 en Ortigueira