Denuncian a Urgencias del CHUF por la muerte de un joven en marzo de 2012

vista del complejo hospitalario universitario de ferrol, en el que se produjo el deceso luis polo
|

El Juzgado de Instrucción número 2 de Ferrol tiene abiertas diligencias por la muerte del joven Roberto Dopico Picos, de 32 años, ocurrida el 1 de marzo de 2012 en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF). La viuda, que está representada por el abogado ferrolano Fernando Bustabad, denunció los hechos el mismo día del deceso, por entender que a su marido no se le aplicaron los protocolos establecidos para su caso concreto, el de una persona trasplantada de corazón.

Según consta en la denuncia judicial, Roberto Dopico Picos ingresó en el servicio de Urgencias del hospital público ferrolano el 29 de febrero de 2012 con síntomas de hinchazón en la cara y presión en el pecho que le subía hacia la cabeza. Al comer notaba esas presiones y se mareaba y cuando dormía se le ponía la cara morada.

La viuda explica que le diagnosticaron que tenía piedras en la vesícula y que iban a estabilizarlo para después intervenirlo quirúrgicamente. El joven, al que le habían hecho un trasplante de corazón en 2001, falleció en una habitación del hospital doce horas después de haber ingresado.

En la denuncia se apunta que no le realizaron las pruebas correspondientes a una persona trasplantada de corazón, algo que, a juicio de la viuda, le ha privado de la posibilidad de tener una oportunidad de salvar la vida de su esposo. La mujer considera que la falta de un electrocardiograma en un paciente potencialmente de riesgo ha sido el desencadenante del óbito.

En los informes incorporados a los autos a petición del juez instructor se recoge que la causa de la muerte fue un taponamiento cardíaco. Se añade que el paciente acudió al servicio de Urgencias por presentar un cuadro de dolor abdominal de tres semanas de evolución, localizado en HD y epigastrio, de características postprandales que mejora con el resposo, y que la exploración física, pruebas complementarias y ecografía abdominal hacen sospechar el diagnóstico de una colecistitis –inflamación de la pared de la vesícula biliar– aguda, por lo que ingresa en la planta de cirugía general.

El informe de la autopsia concluye que a las 1.38 horas del 1 de marzo, el paciente presenta parada cardiorrespiratoria, por lo que se iniciaron maniobras de reanimación, sin que se produjese la recuperación.

A petición del servicio de Patología del CHUF, el doctor Jorge Pombo Otero, del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, realizó el estudio de la pieza del corazón del fallecido, concluyendo que los hallazgos son propios de la existencia de un rechazo celular agudo y que también se observan alteraciones en relación a isquemia, con la existencia de bandas de necrosis por coagulación. En resumen, el experto señala que en los cristales remitidos, tanto de miocardio como pericardio, se concluye “la existencia de una pericariditis llamativa además de la existencia de un rechazo celular agudo en el miocardio.

Entre las diligencias ordenadas por el juez instructor también figura un escrito solicitando al hospital ferrolano la identificación del personal que participó en la atención a Roberto Dopico Picos, desde el ingreso hasta el óbito. Los datos ya se recibieron y están incluidos en la causa, al igual que el historial del paciente, en el que se incluye un informe de radiología sobre las pruebas que le practicaron en Urgencias. En el mismo se recoge la existencia de un engrosamiento difuso de la pared de la vesícula biliar y que no hay clara evidencia de cálculos, pero que se observan pequeñas imágenes hiperecogénicas que podrían estar en relación con barro biliar o microcálculos. La radióloga concluye que los hallazgos ecográficos descritos son compatibles con colecistitis aguda, “aunque llama la atención que la vesícula no está muy distendida y que no se consiguen identiticar claramente cálculos en su interior, por lo que deberá establecerse una correlación muy estrecha con la clínica del paciente para establecer el diagnóstico definitivo”.

Una semana antes de la muerte, Roberto Dopico Picos ya había acudido a Urgencias y en aquella ocasión sí se le había realizado un ecocardiograma, en el que se le había diagnosticado un “síndrome febril sin foco en paciente portador de trasplante cardíaco”, en base a que el derrame pericárdico sin signos de taponamiento que presentaba probablemente era similar al descrito en el informe de alta del Juan Canalejo.

En la actualidad se está a la espera de un informe del Imelga por posible negligencia médica, para lo que se ha solicitado la historia clínica del trasplante.

 

Denuncian a Urgencias del CHUF por la muerte de un joven en marzo de 2012