Feijóo saluda el “estado de vigilancia sanitaria permanente” y pide prudencia

Alberto Núñez Feijóo participa en la reunión entre los mandatarios autonómicos y Pedro Sánchez | ep
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pidió, para no volver “inevitablemente hacia atrás”, que no haya un relajo en la llegada del “estado de vigilancia sanitaria permanente” en el que entrará hoy la comunidad, al ser la primera en levantar el estado de alarma, justo una semana antes que el resto. 

En su comparecencia telemática tras la reunión semanal con el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de homólogos autonómicos, apuntó a que hoy la sociedad no puede pensar en “consumar las totales costumbres que teníamos antes” y tampoco hacerse a la idea de que “el virus no existe”, porque no es así y la situación “no es inmutable”. 

Un mérito de todos
“Estaremos vigilantes”, garantizó, antes de dejar atrás un “instrumento absolutamente excepcional”. Si la autonomía sale del plan de desescalada por fases, esto fue, dijo, por “el mérito y la responsabilidad de todos los gallegos” a los que ahora solicita “redoblar esfuerzos y no relajarnos” puesto que “el virus sigue existiendo”. 

Núñez Feijóo se extendió en los agradecimientos, desde el personal sanitario hasta el Gobierno de Pedro Sánchez, del que dijo que “ha intentado acertar en sus decisiones”, con aciertos y con “errores”, éstos últimos en algunos casos “lógicos”, y con diferencias entre unos y otros, “que seguramente son inevitables”. 

Después de que Sánchez les informase de que la de ayer sería la última videoconferencia de presidentes –está prevista la convocatoria de una presencial a finales de julio, tras las elecciones gallegas y vascas del 12-J–, ya habituales desde que el 14 de marzo se estableció el estado de alarma, Feijóo echó la vista atrás y recordó que los últimos tres meses constituyeron “un camino durísimo, especialmente duro para las familias que perdieron a un ser querido”.

En este contexto, saludó que el Gobierno central aceptase “de forma inmediata”, incluso “en minutos”, que Galicia abandone la alarma toda vez que “comparten la visión” de los responsables del Servizo Galego de Saúde (Sergas) con respecto a la incidencia de la pandemia en la comunidad.

Por ello, agradeció “la colaboración y el diálogo que ha habido en la mayoría de los momentos” con el Ejecutivo del Estado.

Para reforzar la postura de que Galicia abandone esta medianoche el estado de alarma, “seis días” antes que el resto de España, Feijóo subrayó que es la comunidad “con menor tasa de nuevos contagios por 100.000 habitantes” en los últimos 7 y 14 días. De hecho, esta cifra es “diez veces” menor en Galicia (0,4) que en todo el Estado (3,69).

Orgulloso
Así, el presidente de la Xunta valoró que si hoy Galicia “puede comenzar su vuelta a la normalidad fue gracias a todos los gallegos y gallegas que hicieron posible este avance” con su “comportamiento ejemplar”. “Me siento orgulloso de presidir la comunidad autónoma de Galicia”, expresó

Tampoco se ha olvidado de los profesionales sanitarios “de todas” las áreas y cuerpos del Sergas, de los trabajadores de las residencias de mayores y de los sectores económicos “que hicieron frente a la pandemia trabajando”.

Al hilo de todo ello, subrayó que la Xunta fue capaz de “trabajar sin hacer ruido, intentando hilvanar protocolos, respuestas y parámetros” frente a el Covid-19. “Intentamos ser leales con el Gobierno central y de dar críticas constructivas que, en la mayoría de casos, al final se asumieron”.  

Limitar los movimientos
Feijóo, también se mostró dispuesto a recurrir a la justicia ordinaria para cerrar municipios o provincias en caso de posibles rebrotes de coronavirus ante la inexistencia de un criterio común. 

Si se subsana, apuntó, el Ejecutivo central tendría potestad para limitar los movimientos entre ayuntamientos y comunidades sin necesidad de activar nuevamente el estado de alarma, que es un instrumento “excepcional”. 

Vacaciones parlamentarias
“Es un error irnos de vacaciones parlamentarias sin una garantía legal”, expresó Feijóo, y remarcó que lo único que quedará, si el escenario actual no se enmienda, es acudir a la justicia ordinaria para que sea el juez el que autorice. 

Feijóo contó, por tanto, que en esa urgencia de una legislación sanitaria específica hicieron hincapié muchos de los presidentes participantes, pero por el momento “no ha habido respuesta”. 

“Es más necesario que nunca tomar medidas. Aprobar un plan de rebrote nacional, porque seguimos sin saber cuáles son los parámetros a partir de los que las infecciones se consideran brote, y tampoco cuál será la reacción a nivel nacional. Tiene que haber una legislación sanitaria específica para regularlo porque no se puede repetir la improvisación del principio de la pandemia”, apostilló. 

Garantizar la salud pública
“Pretendo garantizar la salud pública de todos, no participar de ninguna corriente que pretenda estigmatizar”, puntualizó, para no inducir a error alguno. 

El presidente de la Xunta ha considerado muy arriesgado que “de golpe” se vayan a levantar fronteras exteriores e interiores sin que ese aspecto esté resuelto. 

Así las cosas, Núñez Feijóo se declaró “muy preocupado” por lo que pueda ocurrir después de un camino de meses que ha sido “durísimo” tras el cual ahora toca redoblar la responsabilidad “y no relajarnos” porque el que viene es un “estado de vigilancia sanitaria permanente” en el cual el virus causante de la emergencia sigue existiendo, de manera que no se puede uno imaginar lo contrario y tampoco “consumar las totales costumbres que teníamos antes”. 

Mil millones de euros
El presidente de la Xunta también calculó que a Galicia “le corresponderían en torno a 1.000 millones de euros” del fondo de 16.000 millones no reembolsable que transferirá el Estado a las comunidades.

No obstante, dijo que realmente “no sabe” lo que le corresponde a la comunidad porque “se rompió el criterio” habitual de la financiación autonómica. “Dado que el Gobierno decidió cambiarlo, nos tememos que vamos a recibir una cuantía sensiblemente inferior”, vaticinó.
El presidente gallego volvió a afear que en el reparto de fondos “se toman decisiones en función de parámetros que benefician a unos”, pero que “perjudican” a Galicia.

Feijóo saluda el “estado de vigilancia sanitaria permanente” y pide prudencia