El Concello retoma la regularización de los residentes en el barrio de Recimil

Barrio de recimil
|

La regularización de los residentes en el parque de viviendas municipal de Recimil es una asignatura pendiente que un mandato más se afrontará con el fin de poner solución a este problema que origina no solo dificultades de convivencia sino también injusticias sociales por ocupaciones ilegales mientras se engrosan las listas de espera para una vivienda social.
El ejecutivo local ha anunciado, como ayer se abordó en la comisión de Economía e Facenda, la reactivación del proceso de regularización con el inicio, por parte de la Policía Local, de los trabajos de comprobación de los 350 expedientes que quedaron pendientes de firma en mayo del año pasado.
El alcalde y concejal de Facenda, Jorge Suárez, explicó que se trata de una cuestión “moi sensible”, resultado de un procedimiento abierto hace dos años por la anterior corporación y que quedó pendiente de forma en mayo del año pasado. Este era el último trámite que restaba para proceder a la regularización de muchas familias que viven en este barrio.
Se trata ahora de retomar el procedimiento aparcado tras los comicios locales, en el tránsito entre el ejecutivo popular saliente y la entrada del bipartito, PSOE y FeC, actual, con la idea de avanzar en la regularización de familias que viven y que tienen consolidados derechos, aunque todavía no tienen sus contratos regularizados. 
El primer paso es la elaboración de un informe de la Policía local con el fin de comprobar que los datos de la domiciliación son correctos y que las personas que figuran en los expedientes continúan en los direcciones facilitadas, a la vista del tiempo transcurrido desde que se hicieron las últimas comprobaciones.
Una vez revisados los expedientes, como explicó Suárez, el gobierno local dispondrá de los elementos necesarios para realizar un diagnóstico preciso y poder, de este modo, saber qué viviendas están libres, cuáles ocupadas de modo regular con el preceptivo contrato, cuántas se pueden destinar a familias en situación de emergencia social y en cuáles hay que intervenir para paliar situaciones de necesidad porque, como explicó el alcalde, “é a nosa obriga avanzar nese camiño sen mais dilación”.
Este proceso de revisión se calcula que se prolongue dos meses y a continuación se habilitará una oficina específica en el área de Patrimonio, en horario de tarde, durante el mes de septiembre, atendida por tres funcionarios para ir citando a las familias que figuran en los expedientes, con el fin de ordenar el procedimiento e ir avanzando en su regularización con las garantías y la atención que se requiere.

El Concello retoma la regularización de los residentes en el barrio de Recimil