El tramo de la carretera de San Felipe afectado hace diez días por desprendimientos continúa sin arreglar

muralla caida en San Felipe
|

El desprendimiento de parte de la muralla de la carretera de San Felipe que discurre al pie de varias viviendas, camino de la cetárea, que supuso el corte al tráfico del vial hace ya diez días no ha sido todavía reparado ni reabierta al tráfico la carretera.
Los vecinos de la zona –el tramo afecta de forma directa a tres o cuatro viviendas– han manifestado su indignación, ya que desde que se advirtió a la Policía del desprendimiento y del estado de la calzada solo se ha vallado el vial en los dos extremos e impedido así el acceso a vehículos pero no se ha tomado ninguna determinación ni se ha procedido a realizar arreglo alguno.
Los vecinos explican que la carretera ha perdido ancho en un tramo de unos ocho metros y que el terreno ha cedido y dejado hueca la parte sobre la que discurre la calzada, con el consiguiente peligro.
Los residentes en la zona –en torno a los números 37 y 38 del vial– explican que los camiones de reparto, de gasoil y de recogida de basura, no pueden llegar a las viviendas y solo pueden circular por la vía los peatones, bicicletas o motos, aunque con dificultad y peligro.
Los vecinos temen ya la proximidad de la Semana Santa, una época en la que muchos turistas se acercan a esta zona de Ferrol atraídos tanto por la fortificación como por las vistas y lo pintoresco del pueblo y suelen pasear por esta calle, ahora cortada y sin muro que la separe del precipicio. Las casas, situadas en la orilla del vial, también se han visto afectadas por la falta de piedras de firmeza que aseguren la zona.
Los vecinos lamentan el abandono y el descuido de esta zona por parte del Concello.

El tramo de la carretera de San Felipe afectado hace diez días por desprendimientos continúa sin arreglar