Concentración, disciplina y esfuerzo, la receta del éxito

La ferrolana, durante un entrenamiento ayer en las pistas de A Malata | d. alexandre
|

Los que viven el deporte en primera persona saben que la línea entre el éxito y el fracaso es muy fina, que es fácil pasar de la felicidad a la decepción, y viceversa, en cuestión de minutos. Ni la medalla de bronce que se colgó el domingo en el Campeonato de España sub 18 alivió el ánimo de Lucía Sicre, decepcionada con el desarrollo de una carrera, la de 800 metros, que afrontaba con el mejor tiempo y objetivos más ambiciosos.
Su malestar, sin embargo, se borró de un plumazo en apenas cuarenta y ocho horas. Las que transcurrieron hasta que la Federación Española publicó la relación de atletas convocados para el Campeonato de Europa que el próximo mes se disputará en Gyor “Me avisaron de que habían publicado las listas y no sabía si abrirlas o no”, reconoce Lucía Sicre, con energía renovada en la voz. Comprobar que su nombre estaba en la citación supuso una explosión de felicidad. No era la primera vez que los técnicos del equipo nacional la reclamaban –el año pasado ya participó en el Festival de la Juventud Europea y en la Copa Ibérica–, pero la atleta recibe cada nueva citación con la misma ilusión y emoción que la primera, consciente de la dificultad que entraña, año tras año, seguir estando entre las mejores de su edad.
Su concurso en el Campeonato de Europa supone la guinda a una temporada “muy buena, en la que tanto yo como mis compañeros de entrenamiento nos hemos esforzado mucho y, al final, nos salieron las cosas bien”. Y eso que las cosas no salieron de inicio como ella pensaba. Unas persistentes molestias en el empeine de uno de sus pies la tuvieron casi dos meses en el dique seco y la privaron de realizar la temporada de cross y buena parte de la de pista cubierta. De hecho, se plantó en el Nacional “indoor” con apenas dos semanas de entrenamiento en las piernas y, aun así, logró la medalla de bronce.
Pero en los últimos meses reconoce que “entrené muy fuerte, me esforcé mucho” y las cosas le salieron como esperaba: dio la talla en el Campeonato Gallego, ganó protagonismo en el equipo de División de Honor y subió al podio en el Estatal. Ahora, el Europeo, que era uno de sus grandes objetivos de la campaña, se presenta como una oportunidad de sacarse la espina de ese último campeonato. Llega con experiencia internacional, en un buen momento y con ganas. “Mi objetivo es llegar hasta la final y ahí hacer todo lo que pueda”, resume. El escenario perfecto sería encontrarse con una “carrera rapidilla”, nada que ver con lo que sucedió el domingo en el Campeonato de España, “Ahí no salió como lo había pensado. La carrera fue muy lenta, tenía que haberla avivado, pero mi mente no quiso. Me ha servido para aprender, para avanzar, y seguro que ahora me sale mejor”, confía Lucía Sicre.

Crecimiento
Los resultados sobre la pista no son lo único provechoso que la joven ha sacado de esta temporada. Su progresión la marca unos registros –2:10.63– que la han llevado liderar el ranking nacional, y que mejoran a base de “disciplina, porque sin ella no se consigue nada; esfuerzo, tener la mente liberada y concentrada en lo que haces y el apoyo de mis compañeros de entrenamiento y mi entrenador, Carlos Leonardo: yo pongo las piernas y él todo lo demás”.
Pero su crecimiento como deportista ha ido más allá. Lucía Sicre se siente cada vez más cómoda y confiada en la pista gracias a lo que define como “un gran cambio de mentalidad” operado hace unos meses: “A raíz de la lesión mi mente empezó a cambiar. Antes me fallaba, sobre todo a la hora de competir y a veces también para entrenar. Ahora soy más positiva. Antes me dejaba llevar, no sentía que pudiese ganar, veía que las demás sí podían hacerlo, pero yo no. Ahora, aunque sigo siendo demasiado humilde en eso, me veo con posibilidades”.
Tantas que no duda en vaticinar que de aquí a medio plazo se sigue viendo metida de lleno en el atletismo –“Es cierto que ahora que estoy en Bachillerato –acaba de terminar Primero– es complicado compaginar el deporte y los estudios, pero nunca me planteé dejarlo”– y, a poder ser, en lo más alto del podio. l

Concentración, disciplina y esfuerzo, la receta del éxito