La oposición acusa a Feijóo de machista por relativizar el caso de acoso sexual por parte de Baltar

|

La contestación del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a propósito de las preguntas relacionadas con la denuncia contra el presidente de la Diputación de Ourense, indignaron ayer a los grupos de la oposición, que abandonaron el Parlamento gallego, salvo los portavoz del  PSdeG y el Grupo Mixto.

El presidente de la Xunta garantió “prudencia y firmeza” con el titular de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, al que una mujer acusa de ofrecerle un empleo a cambio de sexo. Entre gritos de “machista” de sus rivales políticos, también relativizó el caso, al criticar a la oposición por centrar la sesión de control en este asunto y defendió que a él lo que más le preocupa es el paro.

Llamadas al orden

Feijóo inició su intervención con ambas apelaciones, lo que provocó la indignación de la oposición. Antes de la salida de la oposición, la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo, se vio obligada a realizar varias llamadas al orden para que pudiese continuar la intervención del presidente, convencido este de que sus rivales políticos no tienen interés real en “dialogar” ni en “escuchar” su respuesta. 

Como argumento, reivindicó el “respeto” a la democracia, al Parlamento y al Estado de Derecho, para subrayar que lo único que hay sobre la mesa son “dos versiones contradictorias” -la de Baltar y la de la mujer que lo denuncia-, pero ningún pronunciamiento judicial ni tampoco de la Fiscalía, que está inmersa en las diligencias previas de investigación del caso.

Dicho esto, aseguró que si llega el momento de adoptar “una decisión” no le “temblará la mano” para actuar ni “defraudará” porque no es su forma “de hacer política”, pero ha rechazado anticipar “sentencias” o “condenas”. Asimismo, defendió que él “respeta” a las mujeres frente a la oposición, a la que ha acusado de “utilizarlas”.

“¿QUÉ LE DEBE A BALTAR?”

“¿Qué le debe usted a Baltar para menospreciar la ley y tapar un presunto delito de violencia de género?”, preguntó el portavoz socialista, Méndez Romeu, quien relató la denuncia de la mujer y surayó que alude a una “entrevista de empleo” que fue convocada “en la suite de un hotel”, en la que “tuvo que entregarse como en la época feudal”.

Méndez Romeu criticó sobre todo que Feijóo afirmase que lo “constatable” es que Baltar “no delinquió” como “pretendía” la mujer que lo ha llevado a la Fiscalía, al considerar que se recrea “en el estereotipo machista” y “apoya tácitamente” la violencia de género, puesto que “respalda al maltratador y maltrata a la víctima”. 

Por su parte, Yolanda Díaz (AGE) optó por parafrasear a Baltar para pedir al presidente que “no la cague” y “cese inmediatamente” a Baltar. “Si no puede de la Diputacion, al menos del PP”, reflexionó, para añadir que, al afirmar que este “no delinquió” como “pretendía” la mujer que lo denunció, está lanzando un mensaje “gravísimo”.

“¿Quién miente?”

Por su parte, Feijóo recalcó que evitará “pronunciamientos precipitados” porque, de hacerlo, estaría corriendo un “alto riesgo” de ser “injusto”. También aseguró que se reafirma en sus palabras relativas a que Baltar ha sido objeto de una denuncia, pero no de una “sentencia” y defendió que él no tiene “una doble vara de medir”. Frente a ello, afeó al PSOE la situación del alcalde de Catoira, Alberto García, investigado tras ser denunciado por una excompañera de gobierno por “acoso sexual”. “¿Quién miente: él o la compañera de partido?”, espetó Feijóo.

La oposición acusa a Feijóo de machista por relativizar el caso de acoso sexual por parte de Baltar