Un joven que carece de medios pide entrar en prisión en lugar de abonar una multa

juzgado
|

Un joven de 24 años ha solicitado su ingreso voluntario en prisión en sustitución de una multa de 480 euros que le fue impuesta en noviembre del año pasado a través de un juicio rápido en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol. Alega no disponer de vivienda ni de medios económicos para subsistir, por lo que sostiene que la cárcel es la solución más adecuada a su problema.
En la sentencia por la que se le condena, con la que en su día estuvo de acuerdo, se le imponía la pena de cuatro meses de multa a razón de cuatro euros diarios, con el apercibimiento de que en caso de impago se le aplicaría la correspondiente responsabilidad personal subsidiaria. Dicha medida se traduce en que por cada dos cuotas diarias sin abonar corresponde un día de privación de libertad, por lo que, en el presente caso, los cuatro meses de multa se convertirían en dos de prisión. No obstante, la transformación de las penas no es instantánea, porque cabe la posibilidad de recurrir la sentencia, e incluso en el caso de que el fallo no le fuese beneficioso, se podría solicitar al juez la suspensión de la misma.
Pero L.R., iniciales a las que responde el joven condenado, rechazó la posibilidad de recurrir, por considerar que, en su situación, lo mejor es ingresar en prisión, en la que estuvo de forma preventiva hasta hace poco.

TRamitación
Su insólita petición está siendo tramitada por el Juzgado de lo Penal 2 de Ferrol. La solicitud, que tendrá que ser informada por la Fiscalía, pasará después  a manos de la magistrada María Jesús García García, que será la que, finalmente, resuelva, después de garantizar que el condenado no utilizará su entrada en la cárcel para acogerse a beneficios penales.
La pena de multa impuesta es consecuencia de un delito de daños. En la madrugada del 29 de octubre de 2013, el acusado, sin antecedentes penales, guiado por el ánimo de menoscabar el patrimonio ajeno, golpeó con el codo la pantalla táctil de una máquina de recargas telefónicas. Los hechos ocurrieron en un establecimiento de la empresa SG Open 24 horas SL, situado en el número 285 de la carretera de Castilla, en Ferrol.
La máquina en cuestión se rompió a causa del impacto y los desperfectos fueron valorados en  701,80 euros.

Un joven que carece de medios pide entrar en prisión en lugar de abonar una multa