¿Cómo serán los exámenes universitarios de enero y febrero de 2021?

Examenes
|

Las universidades españolas afrontan un nuevo desafío a la hora de evaluar a sus estudiantes durante la temporada de enero y febrero. Hasta el momento se están barajando seguir con las evaluaciones presenciales o implementar nuevos sistemas de evaluación en línea, tal como se llevó a cabo en algunas instituciones educativas durante el curso pasado.

La pandemia ha provocado un cambio radical en el sistema educativo. Las medidas de prevención para contener el virus, así como la incapacidad estructural de algunos centros para cumplir con algunas de estas medidas, están dando paso a la implementación de nuevas y modernas estrategias para realizar evaluaciones online de manera efectiva. Tal como reconoció el Ministerio de Universidades este año, la planificación de las evaluaciones es una materia competente de cada universidad. El comunicado cedía las competencias de las evaluaciones finales a las propias universidades dentro de cada Comunidad Autónoma. Además, expresaba las recomendaciones derivadas del COVID-19 buscando una mayor uniformidad a la hora de abordar estos asuntos académicos.

Por el momento, el panorama se presenta complicado aunque, como se ha estado experimentando durante el curso anterior, existen muchas universidades que ya han implantado métodos efectivos para poder evaluar a los alumnos con plenas garantías, como el sistema de Aula Virtual de Examen (Avex) de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), la cual ya ha aprobado con carácter general realizar los exámenes de la convocatoria ordinaria de febrero de 2021 de manera online. El Aula Virtual de Examen consiste en una aplicación destinada a los estudiantes de dicha universidad en la cual se realizará exámenes tanto de tipo test como de desarrollo o mixto. Esta aplicación, sin instalación de software, está diseñada para funcionar en cualquier sistema operativo y desde cualquier navegador web. La misma cuenta con un guardado automático y monitorización por webcam, además de ofrecer un justificante de asistencia a los estudiantes.

Esta es solo una de las opciones que ya están disponibles y que se plantean como una alternativa a la realización de exámenes presenciales, a pesar de que la UNED siempre ha combinado las dos posibilidades. La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha estado buscando también mecanismos para facilitar el sistema de evaluación en línea. De cara a las convocatorias pasadas de junio y septiembre de este 2020, emitió varias guías de recomendaciones para la realización de una correcta evaluación de manera no presencial. En dichos informes se evaluaban tanto las ventajas como las dificultades derivadas de esta situación y se ofrecían pautas para que cada universidad aprobara el modelo de evaluación dentro de su autonomía. Otros de los métodos que se barajan para la realización de los exámenes de enero y febrero, independientemente de las evaluaciones presenciales —algo que todavía está por determinar, dependiendo de cada comunidad autónoma—, es el proctoring, el bloqueo del escritorio y la realización de cuestionarios orales a los estudiantes. 

Algunas universidades, incluso, han optado —y planean continuar de cara al próximo año— con la entrega de trabajos finales en lugar de un examen, similares a los Trabajos de Fin de Grado. Tal como explican desde TuTFGaMedida, empresa especializada en la realización de trabajos finales de grado, de máster, prácticas y proyectos en general, muchos estudiantes han buscado el apoyo de esta compañía debido a la inexperiencia en el tema a desarrollar y a las dificultades que han sentido al tener que realizar el curso de manera telemática por primera vez. Estos trabajos han sido utilizados como sustitutos para evitar las evaluaciones presenciales y telemáticas. Algunas de las universidades que han optado por este sistema son la Universidad de Madrid, que ha realizado trabajos escritos y orales, y la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, que rechazó la utilización de las cámaras para monitorizar a los alumnos, entre otras.

Sistemas de evaluación online

Los sistemas de evaluación online que se están barajando hasta la fecha consisten, sobre todo, en el proctoring, el bloqueo del escritorio y la realización de cuestionarios orales a los estudiantes. Ahora bien, estos sistemas plantean algunas dificultades. Y es que el proctoring es una nueva técnica que consiste en la evaluación de los estudiantes mediante la monitorización a través de cámaras, como las del ordenador y las del teléfono móvil. Se trata de sistemas totalmente digitales que hasta el momento eran utilizados por algunas universidades privadas y en casos especiales de estudiantes que no pudieran acudir a un examen por circunstancias justificadas.

El proctoring resulta de utilidad para detectar posibles infracciones e irregularidades por parte de los alumnos. Una de las universidades que está haciendo uso de esta desde que fue decretado el primer Estado de Alarma es la Universidad Internacional de La Rioja, empleando el campus virtual para realizar los exámenes. Para llevar a cabo este tipo de evaluaciones se pide a los estudiantes que enciendan las cámaras y que no graben. Pueden utilizarse tanto las cámaras del ordenador, como la del móvil, o ambas. Incluso, en algunas ocasiones se exige que la cámara apunte hacia el escritorio para saber si el alumno consulta la información de las respuestas en otras páginas web. Para ello, también se está trabajando en la utilización de aplicaciones que bloquean el escritorio del ordenador para que el estudiante no pueda hacer trampas. Estos sistemas pueden ser utilizados de distintas formas, en primer lugar, para comprobar que la persona que realiza el examen es el estudiante en cuestión, para lo cual se toman capturas de pantalla y posteriormente se comprueba con la ficha de cada alumno. También para detectar si el estudiante se levanta, habla con alguien o realiza movimientos sospechosos.

Ahora bien, el principal problema de esta técnica —razón por la cual muchas universidades no han optado a esta práctica todavía— es que está limitada por la Ley de Protección de Datos. Tal como ha indicado la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que el consentimiento del alumno del tratamiento de sus datos sea una decisión válida, la universidad en cuestión debe contar con una alternativa en caso de que esta sea rechaza por el estudiante.

¿Cómo serán los exámenes universitarios de enero y febrero de 2021?