De Louzas a Lonzas, la toponimia coruñesa cambia fonéticamente con los años

Riazor recibe este nombre por el río que desembocaba en la propia playa, llamado “Río Azor” | aec
|

Hoy hablaremos de la toponimia y la versatilidad de los cambios surgidos en su fonética. Hay algunos llamativos, pero principalmente nos referiremos a uno que es muy común en su significado, por estar los cuarteles de las Fuerzas del Orden Público en aquel lugar y aparecer con frecuencia en las líneas informativas de los periódicos. En concreto, el lugar de Lonzas, cuando debería ser llamado Louzas.

Cuando se crea el octavo Distrito Médico de la Coruña, el 18 de diciembre de 1912, queda a cargo del doctor Juan Rodríguez, quien debía atender las parroquias de Santa María de Oza y San Vicente de Elviña, junto con los lugares de Someso y Louzas, de la parroquial de San Cristóbal. Esto se produjo, poco tiempo después de la anexión del Ayuntamiento de Oza al de la Coruña.

Louzas
El topónimo de Louzas está históricamente registrado como tal. El mismo consta, en el plano 726 levantado por el Departamento de la Guerra, a través del capitán del estado mayor, Juan Guerrero de Escalante, entre el 30 de junio y el 18 de agosto de 1887. Aquel lugar se conoció por dicho nombre, de forma oficial hasta 1949, sin saberse el motivo de haber mudado a Lonzas, posiblemente por cuestiones de fonética.


El 16 de julio de 1915, la junta local de Primera Enseñanza ve la necesidad de crear diversas escuelas en toda la municipalidad de la Coruña, solicitando que se implante en Mesoiro una escuela mixta, ya que en ese momento estaba en el Birloque y, antes, en Louzas. Pasando Vioño, a acoger la creación de una nueva escuela para escolarizar a los niños y niñas de los lugares de Outeiro, Ventorrillo, Silva de Abajo, Grela, Louzas y otros próximos a Vioño.


Asimismo, el 4 de julio de 1934, con motivo de la instalación de 33 lámparas y el traslado de siete, a los lugares de Louzas, Lages, Martinete, Someso y la Cabana, se hace constar el topónimo histórico de dicho lugar. Hallándose por vez primera el 24 de junio de 1936, en los libros de las actas municipales, el nombre de Lonzas, en una autorización de obras para levantar en dicho lugar una casa, cuya licencia se otorga a Antonio Calvete. Mientras, en la sesión del 21 de enero de 1937 y en relación con aquella misma licencia se hacer mención del lugar de Louzas; y el 22 de abril del mismo año, se otorga una nueva licencia a otro vecino, Luis Folgueira, dode también se refleja el topónimo original de Louzas.


Cuando el alcalde Alfonso Molina Brandao propone la cesión de terrenos para levantar en ellos el cuartel y viviendas, destinadas a la 140 Comandancia de la Guardia Civil, edificación cercana a la Estación del Ferrocarril de Coruña-Santiago, e intermedia entre la carretera de los Baños de Arteixo y el arroyo de Louzas, con frente a la carretera provincial del Espino a Morás, en una zona que se denominaba “A era de Fraga”.


Este topónimo tiene su origen en la tierra de la louza o en los plantíos de louzales, para abonar las fincas y quizás este sea su significado; mientras que Lonzas carece de él y, por tanto, se deba a motivos de fonética y luego su transcripción, quedando así registrado en lugar del inicial.

Río Azor
Otro tanto acontece con el paraje de Riazor, que viene derivado de un afluente o río que pasa por su entorno y desemboca en el arenal de la playa y, que antiguamente, se denominaba “Río Azor”. Según indica el arquitecto Juan de Ciórraga, el 10 de septiembre de 1866, después de estudiar la cuenca hidrográfica, sobre la dotación de las aguas que provienen de los manantiales de la ciudad variando su toponimia por Riazor.

A Coruña
Algo parecido acontece con los casos de Coruña, la Coruña y La Coruña, para pasar a ser A Coruña, algo atípico porque en realidad siempre fue la ciudad nombrada como Coruña, el artículo era una denominación de procedencia o destino. De hecho, la matrícula de circulación estaba representada en Tráfico por una “C”.
Oficialmente se denominó La Coruña en los primeros tiempos de la Segunda República, salvo en la escritura cultural de los autores. Lo más normal sería llamar la Coruña, en castellano, y A’Cruña, en gallego; sino, en la actual definición, sigue siendo castellano, pese a quien pese y se mire como se mire. l

De Louzas a Lonzas, la toponimia coruñesa cambia fonéticamente con los años