Las huertas de la comarca surten de manzanas a los productores de sidra

|

La recuperación de la sidra como bebida en Galicia pasa por la recolección de manzanas y de ello saben muchos vecinos de la zona que cada año llevan los frutos en sacos a los camiones que se desplazan por las localidades a comprarlos.
Aunque cada vez son menos las toneladas de manzanas que se recogen, todavía llegan puntuales a su cita para pesar los sacos que los vecinos dejan en las carreteras. Una tradición que se mantiene en la zona de Seselle, Limodre, Redes o San Xoán, por citar algunos de los puntos por los que pasa el camión.
En concreto, este tipo de manzana, de todas las clases se lleva a una base en Viveiro, donde son lavadas y clasificadas para los distintos productores de sidra que se realiza en Asturias.
El precio que se paga a los recolectores es escaso, según dicen algunos de los que todavía mantiene la tradición de llevar los sacos al camión.
En un primer momento, el importe por kilo es bajo, suele andar por los diez céntimos, debido a que son las manzanas de peor calidad, las primeras que maduran y se recogen del suelo. A medida que avanza la temporada el precio suele aumentar hasta el último viaje, con manzanas de mayor calidad, ya que casi todas son recogidas del árbol y además su número es más reducido. 
Por su parte, la empresa gallega Custom Drinks informó sobre el comienzo de la campaña en Galicia que supondrá “un constante discurrir de recolectores y transportistas que se acercan a las instalaciones en Chantada a entregar sus manzanas sidreras”. 
El fabricante señaló que en la actualidad, más de 1.000 pequeños cultivadores proveen las manzanas con las que se elabora la sidra 100% gallega Maeloc. Y la compañía abrió las puertas a recibir más manzanas 
“Desde hace años la empresa trata de potenciar el cultivo en ecológico de manzanos para la elaboración de sidra ecológica, un compromiso al que cada vez se adhieren más agricultores”, informaron. 
La empresa espera recoger en torno a un 50% de manzana ecológica. “La cosecha estará marcada por la sequía coincidente con un año de ciclo bajo para los manzanos”, explica.

Las huertas de la comarca surten de manzanas a los productores de sidra