El Rugby Ferrol busca campo de acogida para este partido

El campo departamental no cuenta con los metros necesarios para la categoría de plata estatal | jorge meis
|

El Rugby Ferrol busca casa de acogida para el que será su primer encuentro de este 2021. La formación dirigida por Juan Pablo Chorny debutará como local este fin de semana en este año, si bien los departamentales todavía no saben qué terreno de juego –si lo llega a haber– será su parada provisional hasta contar en la ciudad con un campo apropiado para la categoría en la que militan, División de Honor B.

Este “año nuevo, casa nueva” llega después de que la Federación Española de Rugby ­desoyese las peticiones, tanto de los departamentales –del Concello y de la propia entidad deportiva– como de otros clubes en igual situación, sobre la moratoria de seguir jugando en sus habituales emplazamientos, eso sí, a pesar de no contar con las exigencias establecidas por el órgano federativo. Un plazo extra que finalizó tanto para locales como el resto de clubes el pasado día 31 de diciembre, por lo que ahora todos ellos buscan nuevas “casas” en las que jugar. “Ya se suspendieron varios duelos el pasado fin de semana por este motivo”, indica el presidente del club, Cristóbal Dobarro, entre ellos, precisamente el que los suyos tenían que disputar en tierras pamplonicas ante La Única Rugby Taldea.

 

Pasos

Y este aplazamiento es el que los ferrolanos quieren evitar –si bien esta decisión no solo depende de ellos, también de su adversario, el Gaztedi–, encontrando sustituto al terreno de juego de A Malata.

Pero ¿qué le falta a la casa de los ajedrezados para que ya no puedan jugar ahí? Muy simple “metros, a lo largo y a lo ancho”, comenta Dobarro. Unos metros que de momento, no está previsto añadir ya que en estas instalaciones trabajan otras entidades, como el club de atletismo Ría Ferrol y “hay que buscar la solución para todos”, añade el dirigente.

Y mientras quizá en algún futuro los de Chorny puedan competir en División de Honor B en A Malata, no será en esta campaña, si bien sí que la categoría de plata del rugby estatal se podrá continuar siguiendo en la ciudad departamental. Y es que es de esperar que el “éxodo” ferrolano solo sea necesario este fin de semana, ya que, tal y como indica Dobarro “estamos pendientes de la homologación de uno de los campos de A Gándara”. Un paso para el que esperan enviar próximamente a la Federación Española el informe de medición firmado por el técnico competente y visado por el colegio profesional correspondiente, siendo este último el único paso que resta para hacérselo llegar al ente federativo.

“Una vez que se apruebe solo habría que habilitar las instalaciones para que se pueda jugar allí”, indica Dobarro, señalando que estas “están perfectas” y que sería solo el campo de juego de la primera formación –tanto este equipo como la base seguirían entrenando en A Malata–. Un paso que darán a pesar de, como indica el presidente, existir un informe de Medio Ambiente del Concello en el que se señala como incompatible la práctica de rugby y de fútbol en el mismo campo.

Una sugerencia que para Dobarro no es aceptable, refiriéndose a la importancia del correcto mantenimiento para que estas instalaciones puedan utilizarse para estas dos disciplinas, tanto por separado como de manera conjunta.

El Rugby Ferrol busca campo de acogida para este partido