FIMO aprueba cinco despidos en una plantilla a la que de nuevo se le adeudan tres nóminas

reunión de la camara de comercio en fimo
|

El consejo de administración del Consorcio Pro-Feiras e Exposicións (FIMO) aprobó ayer la aplicación de un plan de viabilidad que incluye cinco despidos y la ampliación de capital que dará al Concello la mayoría en el organismo –pasará a ostentar el 72%– y dejará a la Cámara de Comercio en minoría, con el 28%. La todavía presidenta de la entidad, Ana Prego, reiteró una vez más que la situación sigue siendo muy delicada y confirmó que de nuevo se adeudan tres nóminas a la plantilla.
La reunión sirvió ayer también para aprobar las cuentas, reflejo del difícil momento al que ha llegado FIMO. Había ya 1.800.000 euros de deuda acumulada en los últimos cinco años, a los que hay que sumar 415.000 euros más del último ejercicio. Así, el crédito puente por valor de medio millón de euros que Cámara y Concello gestionaron a finales de mayo para hacer frente a las nueve nóminas que se debían entonces a los nueve trabajadores que forman la plantilla actual y a las indemnizaciones dictadas por el juzgado para otros cinco despedidos solo sirvió para dar momentáneamente oxígeno a la entidad.
La ampliación de capital deberá ser todavía aprobada por el pleno del Concello y definitivamente aplicada tras otra reunión del consejo de administración de FIMO. Ana Prego apuntó ayer a septiembre como la fecha tope para que se completen estos trámites, recordando que ella asumió el cargo con carácter provisional. Una vez que se constituya el nuevo accionariado, la institución municipal deberá liderar la entrada de la Diputación y la Xunta de Galicia así como aplicar el plan de viabilidad también aprobado ayer.
Dicho plan contemplaba inicialmente seis despidos, si bien finalmente serán cinco y se realizarán de forma gradual y cuando haya recursos para hacer frente a las indemnizaciones, dijo Ana Prego. La presidenta del organismo lamentó la medida, pero subrayó que es necesaria para alcanzar el equilibrio y la continuidad del recinto.
En el mismo plan de viabilidad, diseñado para el período 2014-2018, se contemplan otras medidas como el pago fraccionado a proveedores, la negociación de la deuda con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria y la potenciación del recinto con la celebración de nuevos eventos –se apuntan ferias del agua, el cooperativismo y la Tercera Edad, entre otras– y el alquiler de instalaciones. El plan apunta, además, la posibilidad de contratar un gerente, figura de la que se prescindió recientemente.
La presidenta de FIMO, Ana Prego, como el concejal de Economía, Alejandro Langtry, utilizaron ayer la misma expresión para describir la situación. “Hay que cortar la sangría de pérdidas”, señalaron, aunque el segundo hizo constar a continuación su desacuerdo con la gestión realizada en el último ejercicio y en los años anteriores.
Así, Langtry apuntó que el plan de viabilidad también señala una revisión de las condiciones laborales de los trabajadores de FIMO. Apuntó concretamente a la jornada, que es de 36 horas semanales, una y media por debajo de la del personal de la administración, y al salario, que incluye 16 pagas al año. El concejal defendió en el consejo de administración la ejecución de un despido menos de los que se planteaban en un principio para que al menos queden en el recinto cuatro empleados, dos de ellos de mantenimiento y otros dos de administración.  
De momento el Concello sigue ostentando el 45% del accionariado de FIMO. Resta completar el expediente denominado de municipalización para poder llevar al pleno municipal la propuesta de ampliación de capital, que se traducirá en una aportación de medio millón de euros. Como se recordará, dicha cantidad se adelantó a través del citado crédito puente para hacer frente hace dos meses a las deudas más perentorias. n

FIMO aprueba cinco despidos en una plantilla a la que de nuevo se le adeudan tres nóminas