El PP tratará de impedir el “golpe a la democracia” que supone eliminar el veto del Senado

El portavoz del grupo popular en el Senado, Ignacio Cosidó | mariscal (efe)
|

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, advirtió ayer de que su partido intentará impedir el “golpe a la democracia” que ve en la intención del Gobierno de eliminar el veto de esta Cámara para aprobar la senda de estabilidad presupuestaria.
La intención del Ejecutivo de eliminar el veto del Senado en esta tramitación es “un golpe a nuestra democracia representativa más propio de regímenes totalitarios”, afirmó Cosidó, en una rueda de prensa conjunta ofrecida con la portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat.
El PP ya ha planteado una declaración institucional para el próximo pleno con el fin de advertir que “no son legítimas” las declaraciones que deslegitiman al Senado y a su trabajo como órgano constitucional y que tampoco se puede pedir respeto por esta institución cuando “los partidos políticos no lo hacen”.
Cosidó reprochó que la legitimidad del Senado y su papel como Cámara representante de la soberanía popular ha sido “puesta en cuestión” por la propia vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Por eso, instó a todos los grupos a defender su papel y suscribir la declaración institucional del PP, que necesita de unamimidad para ser leída en el pleno. En todo caso, de no conseguir este apoyo unánime, el PP no va a dejar que esta iniciativa quede sin tramitarse y buscará otros cauces para que se debata en el Senado.
En lo que respecta a la tramitación en el Congreso de la eliminación del veto para aprobar la senda de estabilidad, el PP ya ha iniciado conversaciones con Ciudadanos para frenar esta iniciativa en la Mesa, según informaron fuentes del grupo, donde los votos de ambas formaciones suman la mayoría.
Por su parte, Montserrat explicó que su formación recurrirá el real decreto ley presentado por el PSOE para exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos por no tratarse de una medida “urgente” y, por lo tanto, no cumplir con los requisitos exigidos.
En este sentido, afirmó que es necesario “separar el fondo de la forma” y recriminó al PSOE que esté intentando “resucitar el pasado” mientras su formación está “en el presente, en el futuro y en el interés general de todos los españoles”.

Ciudadanos
Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no se pueden cambiar las reglas de juego “a medio camino” para reformar la ley de Estabilidad Presupuestaria y no se vote en el Senado, donde el PP tiene mayoría, y plantear esto es “una cacicada”.
Rivera lamentó que el Gobierno proponga esta reforma para que una institución como el Senado “no tenga palabra” sobre la ley de Estabilidad.
Rivera admitió que él no es un defensor del Senado ya que sigue pensando que “hay que reformarlo o cerrarlo” pero también reconoció que hay que respetar las reglas de juego y la Cámara Alta “tiene que tener voz y voto sobre el techo de gasto”. l

El PP tratará de impedir el “golpe a la democracia” que supone eliminar el veto del Senado