La lluvia no le restó brillo a la carrera nocturna en la ciudad

|

Las calles del casco urbano se convirtieron ayer por unas horas en una pista de atletismo con motivo de la segunda edición de la Carrera Nocturna Cidade de Ferrol. Más de medio millar de atletas desafiaron a la lluvia para cubrir los más de ocho kilómetros de recorrido de que constó la cita.

La lluvia no le restó brillo a la carrera nocturna en la ciudad