Una quinta parte del tráfico portuario de Ferrol depende ya de la exportación

Carbón, bauxita o chatarra son algunas de las principales mercancías que entran a través de las instalaciones de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao | jorge meis
|

El peso de las exportaciones en el tráfico de mercancías de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao se situó al cierre del ejercicio 2019 –el balance, no obstante, es aún provisional, matizan desde el organismo Puertos del Estado– cerca del 21% –2,27 millones de toneladas–, el porcentaje más alto de la última década.

En este hecho ha jugado un papel crucial no solo un incremento, –moderado– en el balance neto de exportaciones, sino la caída en la entrada de carbón con destino a la central térmica de Endesa en As Pontes. Hay que recordar que en 2019 se descargaron en la dársena de Caneliñas 2,1 millones de toneladas de mineral, por los 4,7 millones del ejercicio 2018. También descendió, aunque en mucha menor medida, la importación de bauxita (de 4,2 a 3,9 millones) en San Cibrao. 

La crisis provocada por la transición ecológica afecta sobremanera a un puerto como el de Ferrol, muy vinculado al sector energético. Con todo, las mercancías embarcadas han mejorado sus magnitudes. Si en 2019 las exportaciones representaron el 20,8% del total del movimiento de mercancías, el ejercicio anterior apenas alcanzó el 15,7%, cinco puntos menos. En una comparativa a medio plazo, la relación es muy similar; así, en 2014 y 2015, con datos de tráfico más altos que el año pasado, el volumen de exportaciones se quedó en el 17,1 y 16%, respectivamente.

Decimotercero 
Tanto en 2018 como en 2019, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao se situó en la decimotercera posición en el ránking de exportaciones del conjunto del sistema portuario de interés general, formado por un total de 28 dársenas. En lo que respecta al contexto gallego, el ejercicio pasado finalizó solo por debajo de A Coruña, que lideró este apartado con 2,5 millones de toneladas embarcadas, por los 2,2 de Ferrol. El ejercicio anterior, la diferencia fue mucho más grande, de hasta un millón de toneladas entre el organismo portuario coruñés y el ferrolano.

Una quinta parte del tráfico portuario de Ferrol depende ya de la exportación