Un 5% de los residentes en Recimil perturban la convivencia en el barrio

Mercadillo de Recimil
|

Más allá de la elaboración de planes sociocomunitarios, de censos o de documentos sobre el estado del parque municipal de viviendas de Recimil, los vecinos que día a día viven en este barrio conocen perfectamente la situación a la que se enfrentan.
El mercadillo –lunes y miércoles– es uno de los caballos de batalla de los residentes. Como explicó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos de El Pilar, Jesús Caselas, los problemas son diarios y afectan a la convivencia pacífica del barrio. En este sentido, se superponen varias cuestiones como la de la regulación de los puestos y, sobre todo, la ocupación del espacio público por parte de los vendedores, que instalan sus toldos en aceras y en las proximidades de la entrada de las viviendas, de tal modo que dificultan el acceso a los que viven en los pisos.  
La falta de ordenación es una de las reivindicaciones en las que insisten periódicamente los vecinos del barrio, sobre todos los que viven en el entorno de las calles en los que se instala el mercadillo semanal.
Los conflictos con los ocupantes ilegales del barrio es otra de las constantes con las que lidian a diario los vecinos y que preocupan también a la administración, aunque, como aseguran desde la entidad vecinal, “la situación no ha mejorado en absoluto”.
Por esta razón, desde la asociación de vecinos de Recimil se ha hecho hincapié en las reuniones mantenidas con representantes municipales en la necesidad de proceder a la legalización de los residentes, teniendo en cuenta, aseguran, que las personas que ocasionan  problemas están “más que localizadas”. El censo legal estaría, según las estimaciones de la entidad vecinal entre unas 350 y 400 personas.
 En este sentido, desde la entidad se considera que la población problemática del barrio no llega al 5% del total de residentes, que se traducirían en unas 15 o 20 personas a lo sumo. Sin embargo, el incumplimiento de las normas de convivencia y cívicas dificultan el día a día de los residentes, muchos de ellos personas de avanzada edad.
La AVV de Recimil asegura que la Policía no está presente en el barrio y que los comprometidos agentes de policía de proximidad no se ven nunca actuando, algo que señala que también han manifestado en numerosas ocasiones los operadores del mercado.
En este sentido, existe un compromiso del Concello de convocar una Comisión de Seguridad monográfica sobre Recimil, en la que los vecinos podrán hablar y exponer los problemas a los que se enfrentan.
La AVV fue una de las entidades, además de centros educativos, parroquia, comerciantes y asociaciones culturales, que tomó parte en el encuentro celebrado la pasada semana en la Casa Solidaria para abordar la puesta en marcha del plan sociocomunitario de Recimil. Ahora se celebrarán encuentros con cada entidad y la prevista con El Pilar será mañana.

Un 5% de los residentes en Recimil perturban la convivencia en el barrio