El Puerto experimenta el mayor repunte de actividad en casi dos años

El gas natural y la bauxita paliaron el cese de las importaciones de carbón | jorge meis
|

La Autoridad Portuaria de Ferrol- San Cibrao ha recibido en este pasado mes de noviembre un incremento de tráfico de mercancías tal, un 46% con respecto al mismo mes del pasado año, que se sitúa en el máximo repunte de actividad registrado dentro de las instalaciones en casi dos años, desde enero de 2019, cuando se percibió un aumento del 47,4%.

Así las cosas, con esta subida se palían en buena parte las pérdidas de este complicado año, quedando éstas en un 8,8%, cuando a principios de año se registraban pérdidas de hasta el 37%.

Productos como el gas natural licuado –que se está expandiendo a un ritmo de récord– y la bauxita contribuyen a compensar en los tráficos portuarios el cese que se ha producido con las importaciones de carbón.

A este buen comportamiento de los tráficos de GNL y bauxita se suma, además, la mejora incluso en el tráfico dentro de la fachada noratlántica-cantábrica, donde gana cuota de mercado.

De este modo, el total de toneladas de mercancías que han movido las empresas que operan en los muelles de este Puerto asciende en noviembre a 848.535, frente a las 580.879 toneladas del noviembre de 2019. 

La situación lleva a que la actividad en las dársenas de Ferrol y San Cibrao descienda incluso algo menos que en el conjunto del sistema español, pese a que, como se explica desde la Autoridad Portuaria, no sólo se ha de afrontar una crisis como las demás, la causada por la COVID-19, sino dos, al sumar a los efectos de la pandemia el agujero ocasionado en sus cuentas por el cese de las importaciones de carbón –que ascensdieron a 2,15 millones de toneladas en el año 2019 y a 4,73 en 2018–.

La mejora de la situación hace que no haya tantas diferencias con el año pasado en cuanto a cifras. De modo que en los 11 primeros meses del año el tráfico de mercancías en los muelles locales alcanzó los 9,32 millones de toneladas, algo menos que en el ejercicio anterior, cuando se lograron 10,22 en ese mismo período del año 2019.

El ranking de movimientos por mercancía lo lidera en esta zona  la bauxita, seguida del gas natural licuado. La clasificación la completan en sus puestos altos la alúmina, el fueloil, los aceites, la sosa cáustica, la madera, la chatarra, el biodiésel y el acero.

Mercancías
Entre los grandes tráficos sobresalen las evoluciones del GNL y del fueloil, con repuntes del 58,1 y el 29,6 %, respectivamente. Destacan asimismo las subidas de la bauxita (17,6 %), la alúmina (9,9 %), la sosa cáustica (9,1 %) y el biodiésel (8,5 %). 

En el resto de tráficos portuarios son reseñables los de contenedores, con un avance del 31% si se miden en toneladas y del 48,8%,  si se estiman en TEUs –medida por contenedores–.

El presidente saliente de la Autoridad Portuaria, José Manuel Vilariño, reconoce que “padecemos la crisis global del coronavirus y la crisis local del carbón, y se cierne sobre nosotros la amenaza de la incierta evolución de la industria electrointensiva”. Pese a eso, se muestra optimista y afirma que ”resistimos mejor que el resto”.

El Puerto experimenta el mayor repunte de actividad en casi dos años