La victoria de Sánchez muestra las diferencias en un PSdeG que aún debe elegir su directiva

El líder parlamentario del PSdeG hablo con periodistas momentos antes de su rueda de prensa | xoán rey (efe)
|

La victoria de Pedro Sánchez en la carrera por la Secretaría General del PSOE ha dejado reacciones contrapuestas en el partido gallego. Así, mientras unos, como el líder parlamentario, Xoaquín Fernández Leiceaga, abogan por respaldar y “colaborar con el conjunto del partido”, otros como el exsecretario xeral de los socialistas de Galicia, Pachi Vázquez, no entienden el apoyo dado por la militancia al triunfador de las primarias estatales. Todo ello deja en el aire el ambiente en el partido durante los próximos meses, en los que los socialistas gallegos se enfrentan a sus propias elecciones para elegir una nueva directiva que releve la gestora provisional presidida ahora mismo por la lucense Pilar Cancela.

 

1 Leiceaga no extrapola las primarias estatales

El portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, señaló ayer que el alcalde de Vigo, Abel Caballero, al igual que quienes respaldaron en las primarias opciones diferentes a Pedro Sánchez, deben ahora “aceptar el resultado” y “ponerse al servicio” del partido y del nuevo líder. “Y estoy seguro de que va a ser así”, resolvió. Se trata, como respondió a los periodistas, de “trabajar en función de los intereses de la sociedad” desde los “valores y principios” del PSOE.

Más allá de la posición del regidor vigués, lo que destacó uno de los cargos socialistas que mantuvieron una posición neutral es que el resultado evidencia “un apoyo muy claro” de la militancia a Sánchez, pues ganó en todas las federaciones salvo en Andalucía y el País Vasco, territorios de sus oponentes. Así pues, recalcó, tiene “una gran legitimidad” para dirigir la organización en la nueva fase, en la que debe “colaborar el conjunto del partido”.

Sin dejar de lado el resultado de las primarias, Leiceaga rechazó utilizar los datos para hacer “lecturas miméticas” en Galicia, partidario de “respetar la autonomía” de cada proceso orgánico. “No hay que hacer extrapolaciones”, abundó, al tiempo que aceptó que en esta cita se reprodujeron, “aún más afirmados”, los resultados de las primarias en las que él mismo venció a José Luis Méndez Romeu para competir por la Xunta. En aquella cita, al igual que en esta ocasión, el alcalde de Vigo optó por la opción que salió derrotada. Sin entrar en su continuidad en el cargo ni en la de la gestora gallega, Leiceaga comentó que espera que en otoño el PSdeG se haya dotado ya de una nueva dirección. “Es lo más importante”, concluyó

2 Vázquez: “Lo respeto, pero no lo entiendo”

El exsecretario xeral del PSdeG, Pachi Vázquez, cuestionó que la militancia del PSdeG haya apoyado “mayoritariamente” a “quien hizo desaparecer el socialismo en Galicia” “Cuando los militantes consideran que la persona es superior al autorrespeto al socialismo gallego, hay que respetarlo pero no lo entiendo”, apostilló. En una entrevista en la Radio Galega, admitió que los resultados de las primarias socialistas le provocan una sensación “encontrada”.

“Es una paradoja que la militancia gallega apoye a quien hizo desaparecer el socialismo en Galicia, a quien anuló la ejecutiva de esta federación, el comité nacional, la comisión de garantías, el responsable de que desde hace un año y varios meses nunca se reuniese el socialismo gallego”.

3 Martínez: “No somos podemitas”

El alcalde socialista de Becerreá y vicepresidente de la Diputación de Lugo, Manuel Martínez, reconoció sentirse “sorprendido” por la victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas, pero también “expectante” ante la deriva que puede tomar la propia organización, porque dijo que el PSOE no es partido “asambleario” ni “podemita”. Mientras, el presidente de la Diputación de Lugo, Darío Campos, felicitó a Sánchez y aseguró que obtuvo “una legitimidad indiscutible” con sus resultados en las primarias. Por su parte, la alcaldesa lucense, Lara Méndez, apeló a “cerrar filas” en torno al nuevo líder del PSOE.

 

La victoria de Sánchez muestra las diferencias en un PSdeG que aún debe elegir su directiva