O Parrulo no necesitó de su mejor nivel para ganar

1. Rubi protege la pelota ante la presencia de un rival | jorge meis
|

O Parrulo cumplió con su parte del trato al derrotar al Tenerife en el partido de la penúltima jornada liguera que los enfrentó ayer. Este triunfo, sin embargo, no evita que vaya a tener el factor cancha en contra en las eliminatorias por el ascenso a Primera División que jugará una vez que la liga regular termine la semana que viene. Además, el equipo ferrolano demostró el buen momento en el que se encuentra de cara a la fase crucial de la campaña.

Con los respectivos objetivos principales de la temporada ya conseguidos, O Parrulo y Tenerife no jugaron con la tensión de partidos más determinantes. Así el juego discurrió a bastante velocidad y, casi por inercia, la escuadra que prepara Diego Ríos marcó dos goles antes del descanso para dejar encarrilada la victoria. Enfrente, la escuadra insular daba la sensación de no poner en demasiados aprietos a su rival, lo que lo dejaba por detrás en el marcador del choque.

Esta dinámica se mantuvo en la segunda parte hasta que el cuadro local alcanzó una diferencia de cinco goles que hacía presagiar que el encuentro iba a terminar con una goleada de escándalo. Ese fue el momento en el que cuadro tinerfeño despertó del letargo en el que parecía estar inmerso y empezó a jugar con más tensión. Así, de ahí al final del partido llegó a marcar tres goles, aunque en realidad eso no fue suficiente como para poner en aprietos la victoria de O Parrulo, que piensa en seguir así de cara a la lucha por subir. l

O Parrulo no necesitó de su mejor nivel para ganar