Los tres equipos de la comarca necesitan la victoria para salvarse

A Pedreira en Mugardos el partido entre el Galicia y el Narón de fútbol
|

 
Quedan cuatro jornadas para que finalice la liga regular en la Preferente Autonómica y los tres equipos de la comarca tratan de certificar su continuidad en esta división, en una temporada atípica, ya que los arrastres de categorías superiores llevarán al descenso de siete u ocho conjuntos. Por ello, hay que sumar cuarenta y cinco puntos para poder estar tranquilos.
El que lo tiene más asequible es el Galicia de Mugardos, ya que los pupilos de Stili están a una sola victoria de conseguir el objetivo de la salvación. Su intención es lograrla en el encuentro que el domingo, a las 17.00 horas, dirimirá en el campo de A Pedreira ante el Dubra, un conjunto que tiene garantiza su continuidad en Preferente. El cuadro mugardés tendrá una baja muy sensible en lo que resta de temporada, ya que no podrá disponer de su defensa Jorge Pérez, que estaba realizando un gran año, como lo demuestra los diez tantos que consiguió.
Por su parte, O Val se ha complicado la vida con una segunda vuelta de la competición decepcionante y lleva diez jornadas sin conocer el triunfo, lo que la ha puesto en una situación difícil y necesita ganar tres de los cuatro enfrentamientos que le restan por dirimir para mantenerse. Mañana, a las 18.15 horas, tiene una cita vital ante un rival directo como es el Atlético Riveira en el campo de A Fieiteira, encuentro en el que contará con las bajas por sanción de Álex López e Iván.
El Narón Balompé es, a priori, el que menos opciones tiene de salvarse, ya que es el que menos puntos tiene de los tres. Por ese motivo, los discípulos de Jesús Peña necesitan lograr el mayor número posible de victorias, y quedar así lo más arriba posible por las repescas que se puedan producir  contando con los ascensos de Tercera División. El cuadro naronés juega el domingo, a las 17.30 horas, en Río Seco ante el Castro, un equipo que también necesita imponerse para escapar de las posiciones de peligro. A partir de este momento, cada punto es oro y los tres equipos de la comarca sueñan con hacer un pleno de victorias para dar una alegría a sus respectivas aficiones.

Los tres equipos de la comarca necesitan la victoria para salvarse